FLOR

Jazmín

El jazmín es un arbusto del género Jasminum, con alrededor de 300 especies. Es oriundo de las regiones tropicales y subtropicales del Viejo Mundo y es ampliamente cultivado. La mayoría de las especies crecen como trepadoras sobre otras plantas o guiadas sobre estructuras.
jueves, 21 de octubre de 2010 · 00:00

El jazmín es de origen árabe, aunque pronto fue extendido por Europa. En un principio, se le dio el nombre de 'yasmin'. En términos botánicos, esta planta es clasificada como un arbusto perennifolio de la familia de las oleaceas.

Pero, sin duda, sus valores más apreciados son la belleza de su flor y su aroma, por lo que es utilizado para la fabricación de múltiples perfumes, sobre todo las variedades denominadas 'Jasminum officiale' y el 'Samac'. Aunque existen muchos tipos, la mayoría tienen la flor blanca, excepto algunas especies que la tienen de color amarilla.

Los especialistas definen el aroma del jazmín como floral, cálido, animal, especiado, frutal o licorado. Precisamente por esa variedad de sensaciones olfativas que es capaz de producir está íntimamente ligado al mundo de la perfumería, donde es la flor blanca más utilizada.

La floración del jazmín se produce desde agosto hasta octubre y, aunque en la actualidad la producción de jazmín es un tanto reducida en comparación con épocas anteriores, la flor es imprescindible para la producción de perfumes. Las flores son recolectadas una a una y, al igual que la rosa, se recoge antes de que salga el sol, para que éste no las dañe.

A pesar de que la característica más destacada del jazmín es su aroma y su empleo en perfumería, esta planta también tiene un importante valor decorativo, por lo que es de gran utilidad en cualquier jardín o parque. Además, las especies trepadoras son muy útiles con el fin de cubrir y embellecer vallas o muros, ya que, sobre todo en verano, cuando se produce la floración, este arbusto proporciona un aspecto alegre y bello.

No obstante, a la hora de plantar un jazmín, conviene saber que es una planta que requiere un gran cuidado y que éste debe ser diario. Además, hay que vigilar su crecimiento ya que éste es muy rápido y puede que supere las expectativas de quien lo cultive. Para evitarlo, conviene podarlo regularmente. También hay que tener en cuenta que, aunque suele crecer en ambientes sombreados, necesitan de la luz solar para que la floración sea óptima. Por último, indicar que no requieren ningún suelo especial, pero éste nunca debe estar muy seco o drenar mal.

Por otro lado, hay que señalar otras utilidades del jazmín, que es empleado en muchas ocasiones como ambientador y ahuyentador de mosquitos. Además, se suele afirmar que las infusiones realizadas con esta flor son un gran remedio para las afecciones en los ojos.

Más información sobre el Jazmín.

Comentarios