FRUTA

Mandarina

La mandarina es el fruto del mandarino. Su pulpa está formada por un considerable número de gajos llenos de jugo; el cual contiene mucha vitamina C, flavonoides y aceites esenciales.
sábado, 23 de octubre de 2010 00:00
sábado, 23 de octubre de 2010 00:00

La mandarina es el cítrico más parecido a la naranja, aunque de menor tamaño, sabor más aromático y con mayor facilidad para quitar su piel. Por eso se considera una de las frutas más apreciadas.

La mandarina proviene de las zonas tropicales de Asia. Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China. En algunos países latinoamericanos se le llama naranja china. Se puede afirmar que es una fruta originaria de China e Indochina. Su cultivo se introdujo en Europa en el siglo XIX. En la actualidad, los países productores son: Argelia, Argentina, Colombia, España, Israel y Japón. En la Comunidad Valenciana se produce el 90% de la mandarina de España.

La mandarina es pobre en azúcares, pero su contenido en agua es mayor que en el resto de los cítricos; posee importante cantidad de vitamina C, con un aporte calórico del 49%, algo menos que el de la naranja, que es 61%.

La mandarina tradicional tiene un inconveniente, como ya se dijo, el exceso de semillas, pero hay variedades, como la satsuma y la clementina, que carecen de ellas; la primera apareció en Japón, después de varios cruces con otros cítricos, y la segunda nace de la unión de una naranja con una mandarina, realizada en Argelia por un sacerdote llamado Padre Climent, de donde tomó su nombre.
Gastronómicamente se considera excelente, pues, además de su consumo natural, permite preparar nieve, jugos, mermeladas y licores. Además, los gajos de la mandarina se utilizan habitualmente en la industria de repostería como elemento decorativo en tartas y pasteles, y su extracto se emplea en la fabricación de dulces y caramelos.

Se suele consumir generalmente fresca, aunque se le puede incorporar a salsas agridulces que acompañan a ciertos platillos, como ensaladas y pollo estilo oriental y otros a base de cerdo y pescado.

Su gran aporte de vitamina C hace de ella uno de los alimentos indispensables en la mesa de todos los hogares. Tomando cuatro piezas diarias de mandarinas, cubriremos las necesidades diarias de esta vitamina, siendo especialmente importante para embarazadas, fumadores, lactantes y diabéticos. Además, como es antioxidante, puede prevenir enfermedades degenerativas.

Este cítrico contiene potasio, necesario para el correcto desarrollo del metabolismo celular, y calcio, que fortalece huesos y dientes. Las clementinas poseen también altos niveles de fibra que pueden evitar enfermedades cardiovasculares, estreñimiento, cáncer de colon y obesidad. Por esta última razón, los cítricos pueden ser una parte importante en una dieta de adelgazamiento, ya que provocan sensación de saciedad.

El invierno es una estación en la que los catarros parece que no desaparecen nunca. Pues bien, un consumo apropiado de mandarinas puede reducir los síntomas tan molestos que acompañan a los resfriados. También es conveniente su consumo para los ancianos, ya que los protege de infecciones a las que son propensos en esta época del año.

Más información sobre la Mandarina.

Comentarios