FLOR

Girasol

El girasol (Helianthus annuus), es una planta herbácea de la familia de las Asteráceas, cultivada como oleaginosa y ornamental en todo el mundo. . Debe su nombre común al hecho de que su inflorescencia gira a lo largo del día mirando hacia el sol.
domingo, 14 de noviembre de 2010 00:00
domingo, 14 de noviembre de 2010 00:00

El Girasol es nativo del Continente Americano y su cultivo data del año 1000 A.C. Las evidencias más antiguas indican que el Girasol fue domesticado primero en México al menos 2600 años A.C. En muchas culturas amerindias, el Girasol fue utilizado como un símbolo que representaba a la deidad del sol, principalmente los Aztecas y Otomies en México y los Incas en Perú.

Francisco Pizarro lo encontró en Tahuantinsuyo (Perú), donde los nativos veneraban una imagen de girasol como símbolo de su dios solar. Figuras de oro de esta flor, así como semillas, fueron llevadas a Europa a comienzos del Siglo XVI.

Helianthus, como se le conoce científicamente, significa "flor que gira con el sol" en griego, debido a su capacidad heliotrópica.

En la Mitología griega aparece una ninfa de agua llamada Clytie, hija del dios Océano y de la diosa del mar Tetis (titánide). Clytie se enamoró de Apolo y lo observaba diariamente desde que salía de su palacio por la mañana hasta que llegaba al oeste por la tarde. Según la leyenda, tras unos días Clytie se transformó en girasol y aún hoy no olvida el objeto de su amor y sigue al sol en su recorrido diario. De todas formas, la palabra "girasol" y sus cognados existían desde mucho antes que se trajera el Helianthus annuus a Europa. Algunos eruditos piensan que el mito de Clytie, al cual se refiere Ovidio en Las metamorfosis, en realidad hace referencia al Heliotropium o Caléndula.

El nombre se refiere a que la flor gira según la posición del sol y a su formación. Las hormonas vegetales son las que dan fototropismo positivo al girasol, permiten un mayor crecimiento de los tejidos en un sentido, lo que facilita el giro de la planta. Las hormonas vegetales controlan todas las funciones de la planta: crecimiento, maduración de frutos, floración, fototropismo, etc., las más conocidas son las de la familia de las auxinas (crecimiento y geotropismo), las giberelinas (proliferación celular), las citoquininas (germinación y floración), el ácido abscísico (aletargamiento) y el Etileno (maduración y floración). El control de las hormonas vegetales se debe a la interacción de diferentes factores como el sol, la luz directa, la gravedad, el calor, las cantidades de rayos UV, o a la relación con otros agentes químicos hormonales o no hormonales.

Más información sobre el Girasol.

Comentarios