FRUTA

Nashi

El nashi es una variedad de pera asiática, que procede de las zonas de clima templado de China, Corea, Japón.
martes, 09 de noviembre de 2010 00:00
martes, 09 de noviembre de 2010 00:00

El Nashi es un fruto más o menos globoso, a veces algo aplanado. Pueden llegar a ser muy grandes. El color varía entre el bronceado-dorado, con frutos algo rugosos, y el amarillo, con frutos lisos.

Forma de manzana con sabor a pera. Existen variedades de Nashi. El Nashi se puede comer tanto solo como en macedonias, brochetas, batidos o formando parte de originales ensaladas. Gracias a su textura crujiente y jugosa a la vez, puede acompañar a platos salteados o cocidos al vapor como hortalizas, verduras o diferentes tipos de frutas.

Las peras nashi por lo general no son cocinados como pasteles o convertidos en jaleas debido a su alto contenido de agua y su textura fresca, crujiente y granulada, muy diferente a las otras variedades.

En Japón, la pera nashi es cultivado en todas las prefecturas, excepto Okinawa. La palabra nashi es usado como un kigo de otoño (“palabra de estación”) en la poesía haiku. Nashi no hana (flor de pera) es también usado como un kigo de verano.

En China, es considerado una fruta popular y sagrada. Algunos refranes populares provienen de esta fruta.

En Corea, son cultivados y consumidos en grandes cantidades. En la ciudad surcoreana de Naju existe un museo llamado Museo de la Pera de Naju y Huerto de Peras para Turistas En Taiwán, las peras nashi cultivadas en Japón se han convertido en regalos lujosos desde 1997 y su consumo ha aumentado. En Australia, se han producido comercialmente desde hace 25 años.

Debido a su alto precio y al gran tamaño de la fruta de los cultivos, las peras son ofrecidas o servidas a los invitados como regalos, o consumidas en un contexto familiar.

En la gastronomía, las peras son puestas en salsas a base de vinagre o de salsa de soya como dulcificante, en vez del azúcar. También son usados para marinar carnes, en especial la de res.

Más información sobre Nashi.

Comentarios