FLOR

Margarita

La margarita, flor de primavera, es originaria de las zonas templadas del hemisferio norte, allí donde inunda los terrenos con su belleza blanca y amarilla.
lunes, 23 de agosto de 2010 · 00:00

La chiribita, margarita común, pascueta o vellorita (Bellis perennis) es una planta herbácea nativa del centro y norte de Europa; en esta zona es la más común de las numerosas plantas llamadas margarita, y una hierba muy utilizada a efectos decorativos mezclada con el césped, por su resistencia a la siega.
Es una hierba de pequeña altura, unos 15 cm en las mejores condiciones; tiene un rizoma rastrero, y hojas dentadas y espatuladas de 2 a 5 cm de largo. En un tallo floral sin hojas produce inflorescencias discoidales, de 2 a 3 cm de diámetro y pétalos blancos o amarillos. La flor se cierra por la noche y se abre nuevamente a la mañana.
Es comestible; se ha consumido las hojas en ensaladas, habitualmente mezclada con diente de león (Taraxacum officinale) e hinojo (Foeniculum vulgare). La infusión de hojas y flores se considera diurética y depurativa; se emplea también tópicamente para el acné y otras afecciones de la piel.
Según Kroeber, en 1793 los gobernantes alemanes emitieron un decreto condenándola al exterminio, debido a sus supuestas propiedades abortivas.
Es un popular remedio contra muchas enfermedades y tiene una gran variedad de formas de aplicación. Es la hierba tradicionalmente utilizada contra las heridas, ampollas, quemaduras y para disminuir inflamaciones.
Las raíces se utilizan en el tratamiento del escorbuto y eccemas dérmicos.
La infusión de hojas y flores es una de los principales cuidados de traumatismos y adherencias postoperatorias, así como para los trastornos de amenorrea, dispepsia y reumatismo que derivan del frío. Además se utiliza en el tratamiento de resfriados, artritis, desórdenes renales o hepáticos y para purificar la sangre. Se piensa que puede tener una ligera acción hemolítica, aunque no se ha determinado la sustancia que la provoca.
Se cree que mascar hojas frescas es un tratamiento eficaz para úlceras bucales.
Las margaritas tienen - como se sabe - la prodigiosa facultad de responder a consultas amorosas .
El enamorado curioso debe apoderarse de una margarita cualquiera, pensar en aquella persona querida. Luego, arrancará los pétalos de la flor uno a uno. A cada pétalo corresponderá un dictamen recitado en voz alta: Me quiere mucho, para el primero; poquito, para el segundo; nada en el tercero.
Allí termina la serie de resultados posibles, que deberá reiniciarse una y otra vez hasta que no haya más pétalos que arrancar: la respuesta se la dará precisamente el último pétalo de la flor.


Más información: http://es.wikipedia.org/wiki/Bellis_perennis  
 

Comentarios