Amplias acusaciones

Assange, cada vez más complicado

Revelaron detalles de la causa mientras esperan la extradición.
martes, 23 de abril de 2019 06:00
martes, 23 de abril de 2019 06:00

Nuevos detalles de la acusación del gobierno de Estados Unidos contra el activista Julian Assange, detenido en Londres, entre ellos un intercambio de mensajes con la ex soldado estadounidense Chelsea Manning, fueron develados en una corte federal del estado de Virginia, informó la prensa local.


Un juez federal ordenó divulgar el original de la declaración jurada y la denuncia criminal que se presentaron en 2017 contra el fundador del portal Wikileaks, quien permaneció siete años asilado en la embajada de Ecuador en el Reino Unido, informó la agencia de noticias EFE.


El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló, cuando Assange fue detenido, que el activista coordinó en marzo de 2010 con Manning -que por aquel entonces trabajaba como analista de inteligencia para el Departamento de Defensa bajo el nombre de Bradley Manning- para acceder a material clasificado del gobierno.

El ecándalo
Manning filtró en 2010 a WikiLeaks más de 700.000 documentos clasificados como secretos sobre las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado.


La acusación develada por el Departamento de Justicia implica que Washington considera que Assange no fue un mero receptor de dichos documentos, sino que colaboró de manera activa con Manning para lograr el acceso a esos archivos.
Según The Hill, Estados Unidos alega que Assange intentó ayudar a Manning a piratear una contraseña de acceso a una red del Departamento de Defensa.


Por su parte, The Washington Post apuntó que no hay evidencia de ese hecho en los documentos desvelados más allá de los registros de chat usados para condenar a Manning por espionaje y otros delitos en 2013.


“Los chats reflejan que el 8 de marzo de 2010, Assange acordó ayudar a Manning a descifrar una contraseña”, publica el Post al dar a conocer un informe de la agente del FBI Megan Brown.


Ella, según el diario, indicó que los agentes no encontraron evidencia sobre lo que “hizo Assange, en todo caso, con respecto a la contraseña”.

El arresto
La Policía británica arrestó a Assange, de 47 años, por una petición de entrega de Washington y por violar las condiciones de libertad condicional impuestas por la Justicia británica en 2012 en relación con una solicitud de extradición a Suecia.


La investigación original, por la que Estocolmo pedía la entrega de Assange, se cerró en 2017, ante la imposibilidad de hacerla avanzar con el activista refugiado en la embajada de Ecuador.


Un tribunal declaró culpable a Assange por no haberse presentado ante la justicia hace siete años, cuando debía responder por unos delitos sexuales supuestamente cometidos en Suecia.


Assange deberá comparecer de nuevo el próximo 2 de mayo ante la Corte de Magistrados de Westminster, en Londres, a través de videoconferencia desde la prisión, para iniciar el proceso sobre su extradición a Estados Unidos, que lo quiere interrogar por conspirar con Manning, la soldado que filtró cables diplomáticos confidenciales del gobierno estadounidense.

La batalla
Con una larga batalla por delante para evitar su extradición a Estados Unidos, Assange, recibió el apoyo del Partido Laborista británico, que exhortó al gobierno conservador a bloquear su entrega a Washington.


Tras el dramático desenlace de su estadía de siete años en la embajada de Ecuador en Londres, la politización en torno a Assange dentro y fuera del Reino Unido refleja el extendido interés en el futuro legal de un hombre cuyo caso desató un gran debate global sobre seguridad, libertad de expresión y derecho a la información.


El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo que seguía de cerca la situación de Assange y que esperaba que todas las partes garanticen su derecho a un juicio justo, luego de que relatores especiales de Naciones Unidas expresaran ayer temores a una vulneración de sus libertades.


Assange permanece detenido en la prisión de Wandsworth, en el sur de Londres, donde pasó nueve días en 2010 mientras se investigaban acusaciones de delitos sexuales contra él en Suecia que ya han prescrito.


Considerada “la prisión más superpoblada” de Inglaterra en la última inspección de 2018, la instalación del siglo XIX alberga a 1.600 reclusos.


Assange estuvo en una comisaría antes de comparecer ante el juez, quien lo declaró culpable de haber violado su libertad condicional cuando se refugió en la embajada ecuatoriana, en junio de 2012. 
Su abogada, Jennifer Robinson, confirmó que “impugnará y disputará” la extradición.

20%
Satisfacción
20%
Esperanza
0%
Bronca
60%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios