De la suerte a la desgracia

Apostador ganó en la lotería y murió antes de cobrar el premio

La familia de un apostador español pasó de la mayor alegría de su vida al peor drama en menos de una semana: el joven, que había ganado la lotería el lunes 6 de noviembre, murió antes de cobrar el premio.
miércoles, 15 de noviembre de 2023 02:13
miércoles, 15 de noviembre de 2023 02:13

La particular e increíble situación ocurrió en Villaviciosa, Asturias. Un comerciante local había ganado un suculento premio tras el sorteo del EuroDreams. Le dejó entonces un monto a cobrar de 2.000 euros al mes durante cinco años (120.000 euros en total).

Pero el apostador anónimo murió repentinamente seis días después, sin cobrar ni un euro.

“Cuando me enteré ni me lo creía. Se iba a casar dentro de poco, así que este era el regalo perfecto”, afirmaba entonces Otto Gutiérrez, propietario de la agencia de lotería donde se había vendido el billete ganador.

Para estos casos concretos, Loterías y Apuestas del Estado tiene una serie de normas establecidas. Hay que tener en cuenta que este premio se pagaba durante cinco años y no al momento. 

EuroDreams se juega además de en España en Bélgica, Luxemburgo, Austria, Suiza, Portugal, Francia, Irlanda y Reino Unido. Los participantes seleccionan una combinación de seis números del 1 al 40 y un número “Sueño” del 1 al 5 en un boleto. El ticket sale 2.50 euro.

No siempre el dinero hace la felicidad. En este caso que ocurrió en Irlanda hace una década, pasó todo lo contrario.

¿Quién no quisiera ganarse el premio mayor de la lotería? 
Podría ser el sueño de cualquiera y solo ocurrirle a 1 sola persona de un millón. Sería una gran oportunidad de cumplir sueños inalcanzables. 

Sin embargo, a veces sale mal. Otro caso que se recuerda es el de la irlandesa Margaret Loughrey, para quien ganar había sido como comprar un viaje “de ida y vuelta al infierno” y no le había traído “nada más que dolor” a su vida que terminó de forma trágica. Su historia se hizo viral en las redes sociales por esto mismo.

Esta irlandesa de 56 años que resultó agraciada en 2013, con 31 millones de euros (36 millones de dólares) gracias a EuroMillones, murió en su casa de la localidad de Tyrone, en Belfast. Irlanda. Estaba triste y sola. Tenía 56 años.

Unos años después de obtener el premio, la mujer confesó que ganarlo había sido un auténtico “infierno”. Así, según dijo a medios irlandeses en 2019, después de donar gran parte de su fortuna a obras benéficas, había sufrido múltiples robos y acoso, de manera que su fortuna se había ido menguando y solo le quedaban 5,8 millones de euros (7 millones de dólares). 

“Lamento haber ganado la lotería. Antes era una persona feliz y lo único que hizo fue destruir mi vida”, señalaba entonces.

Comentarios