La represión policial y la muerte de una fan de Taylor Swift: episodios que preocupan en Río de Janeiro de cara al G20

Brasil asumirá la presidencia rotatoria del G20 de manos de India el 1 de diciembre.
miércoles, 22 de noviembre de 2023 17:36
miércoles, 22 de noviembre de 2023 17:36

Policías agitando porras contra hinchas en pánico. Niños llorando en brazos de sus madres entre las gradas del estadio. Un hombre en el suelo agarrándose la cabeza mientras le corría la sangre por la cara.

Las espeluznantes escenas de enfrentamientos entre multitudes y violencia policial que empañaron el partido de la eliminatoria para el Mundial entre Brasil y Argentina el martes en el Maracaná son el último incidente que empaña la imagen de Río de Janeiro, mientras la ciudad se prepara para la llegada de los líderes mundiales a la reunión del Grupo de los Veinte (G20) del próximo año.

Río no es ajeno a los eventos de alto perfil después de acoger la final de la Copa del Mundo en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016 en medio de un telón de fondo de agitación política y la peor recesión de Brasil en décadas.

Pero las caóticas escenas vividas en varios eventos importantes en las últimas semanas, unidas al empeoramiento de la situación de seguridad en Río, pueden preocupar a los comités organizadores nacionales y a los representantes de las mayores economías del mundo que ya están planificando la cumbre del G20.

El viernes, en medio de una ola de calor sin precedentes en Río, una joven murió en un concierto de Taylor Swift en el estadio Nilton Santos, con quejas generalizadas por la falta de agua en el interior del abrasador recinto.

Unos días más tarde, en el cercano estadio Maracaná, el partido Brasil-Argentina se retrasó 30 minutos después de que estallaran escenas desagradables en las gradas. Las imágenes de televisión mostraron a policías estatales de Río golpeando a los aficionados argentinos con porras. Familias con niños pequeños corrían despavoridas.

El miércoles, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y la policía militar del estado de Río de Janeiro intercambiaron acusaciones sobre la organización de la sección de asientos mixtos de aficionados brasileños y argentinos en la que estallaron los disturbios.

La CBF afirmó que la policía estatal era plenamente consciente de la existencia de la zona de asientos mixtos, y añadió que "cumplió rigurosamente" el plan de seguridad y operaciones acordado previamente con las autoridades de Río.

La policía militar del estado de Río criticó a la CBF por vender entradas que no separaban a los aficionados de cada país, y añadió que la seguridad dentro del estadio era responsabilidad del contratista privado de la CBF.

La vigilancia policial de Río de Janeiro en partidos de fútbol de alto nivel ya había sido objeto de escrutinio tras la final de la Copa Libertadores de este mes. Decenas de miles de hinchas de Boca Juniors acudieron en masa a Río para presenciar el partido contra el Fluminense local, pero las escenas de brutalidad policial contra argentinos en la playa de Copacabana empañaron el espectáculo.

"Nada justifica una represión tan brutal como la que se vio en Copacabana", escribió entonces en las redes sociales el embajador de Argentina en Brasil, Daniel Scioli.

Brasil asumirá la presidencia rotatoria del G20 de manos de India el 1 de diciembre, y está previsto que la reunión de las potencias económicas se celebre en Río los días 18 y 19 de noviembre de 2024.

Aunque este tipo de eventos se planifican y protegen rigurosamente, el deterioro de la seguridad pública en Río podría echar a perder una oportunidad única para que Brasil se proyecte en la escena mundial.

A principios de este mes, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva militarizó temporalmente la seguridad del principal aeropuerto de Río y de un importante puerto para controlar a las poderosas bandas de narcotraficantes y a las violentas mafias conocidas como "milicias", responsables de una ola de violencia que ha perjudicado sus resultados en las encuestas.

En octubre, tres médicos que disfrutaban de una cerveza nocturna en una de las playas de Río fueron brutalmente asesinados tras ser confundidos con mafiosos rivales. Pocos días después, las milicias incendiaron decenas de autobuses de Río después de que la policía matara a uno de sus jefes en una operación.

REUTERS

Comentarios

Otras Noticias