Cómo el mundo acordó alejarse de los combustibles fósiles en la COP28

viernes, 15 de diciembre de 2023 08:29
viernes, 15 de diciembre de 2023 08:29

La cumbre del clima COP28 de Dubái empezó con todos los ingredientes para un fracaso espectacular: proponía el fin de la era de los combustibles fósiles en una conferencia celebrada en un país petrolero árabe y en medio de la abierta oposición del poderoso grupo productor de petróleo OPEP.

El anfitrión de la conferencia, Emiratos Árabes Unidos, tuvo que maniobrar hábilmente para lograr un pacto aceptable para los 196 países, junto con la diplomacia de los principales enviados de Estados Unidos y China, informaron fuentes a Reuters.

La presidencia emiratí de la COP28 empleó una estrategia durante las dos semanas que duró la cumbre, consistente en publicar borradores de acuerdo deliberadamente provocativos para obligar a los negociadores a revelar los límites de sus posturas y encontrar un terreno común, según las fuentes.

Los principales enviados de los mayores contaminadores climáticos del mundo, Estados Unidos y China, basándose en una relación personal de dos décadas de duración, encontraron juntos las palabras adecuadas para describir el alejamiento del mundo del petróleo, el gas y el carbón y persuadieron a los líderes de la OPEP para que les acompañaran.

Hasta ahora no se había informado de los detalles de la estrategia de los EAU ni del papel de Estados Unidos y China en la consecución del acuerdo.

Al final de la conferencia, que se prolongó durante horas extraordinarias y estuvo marcada por momentos de casi crisis, los negociadores alcanzaron un acuerdo que abogaba por la "transición" hacia el abandono de los combustibles fósiles, lo que supone la primera vez en la historia que los países expresan un deseo unificado de poner fin a la era del petróleo.

En una concesión a los productores de petróleo, incluidos los miembros de la OPEP y sus aliados, el acuerdo también ofrecía una opción para limpiar el petróleo, el gas y el carbón existentes de su impacto climático mediante tecnologías como la captura y secuestro de carbono, en la que el gas de efecto invernadero se mantiene fuera de la atmósfera.

El enviado especial de Estados Unidos para el Clima, John Kerry, calificó el acuerdo de victoria del multilateralismo, y el presidente de los EAU en la COP28, Sultan Al Jaber, lo catalogó de "histórico".

Algunos delegados, entre ellos la Alianza de Pequeños Estados Insulares, lamentaron las lagunas del acuerdo para seguir utilizando combustibles fósiles, pero finalmente no se interpusieron en su camino.

DE BAJO A ALTO

Antes de la conferencia, Al Jaber, que también dirige la petrolera estatal emiratí ADNOC, fue tachado por los activistas medioambientales de anfitrión poco fiable para una negociación sobre el clima.

Pero no quería supervisar una conferencia fallida. Antes de la cumbre, su oficina emitió comunicados de prensa en los que promovía una declaración de la UE y Estados Unidos para triplicar la capacidad de energía renovable para 2030, y un acuerdo de cooperación entre Estados Unidos y China en California en noviembre.

Decenas de países habían acudido a Dubái presionando para que se incluyera en el acuerdo final la "eliminación gradual" de los combustibles fósiles, una opción a la que se oponía especialmente la OPEP.

La OPEP, que controla el 80% de las reservas mundiales de petróleo, lo dejó claro en una carta enviada el 6 de diciembre a sus miembros y aliados en la que les instaba a bloquear un acuerdo sobre combustibles fósiles. Esa carta hizo temer que la cumbre estuviera condenada al fracaso.

"Creo que hubo momentos en las últimas 48 horas en los que algunos de nosotros pensamos: 'esto podría fracasar'", declaró Kerry a la prensa tras cerrarse el acuerdo.

Mohammad Al Sabban, un antiguo negociador principal saudí, dijo a Reuters al principio de la conferencia que compartía esa opinión. "Quiero que sepan que la COP28 no logrará alcanzar ninguna decisión significativa al final de la Conferencia, la semana que viene", afirmó en un correo electrónico.

Enfrentado a posiciones atrincheradas, y con el tiempo escaseando, Al Jaber empleó su provocadora estrategia para agitar las cosas.

El 11 de diciembre, su oficina dio a conocer un borrador de acuerdo en el que se esbozaba un "menú" de opciones que los países podían -no debían- adoptar para combatir el cambio climático, que iban desde el uso de la captura de carbono hasta la reducción del uso de combustibles fósiles o el recorte de las subvenciones a los combustibles fósiles.

No se mencionaba la "eliminación progresiva".

La reacción en los pasillos de la cumbre fue de indignación. Las pequeñas naciones insulares lo calificaron de sentencia de muerte, la Unión Europea de insuficiente y las ONG climáticas de catastrófico.

Pero ese era el efecto deseado.

"Todo el mundo vio inmediatamente que se trataba de un menú más que de un texto direccional", dijo una fuente con conocimiento directo de la estrategia. "Y eso dio cuerpo a las posiciones reales de la gente y a sus líneas rojas de una forma muy pública (...) Entonces quedó claro cuál era la postura real de la gente. Hasta ese momento, la gente había sido educada".

El anfitrión emiratí apeló entonces a un majlis, el término árabe para referirse a una sala de estar, en la que los negociadores se sentaron en círculo unos frente a otros y se turnaron para exponer sus posturas, una táctica única que dejó al descubierto la amplia demanda de abordar el tema de los combustibles fósiles.

La presidencia de la COP28 prolongó las reuniones hasta las primeras horas de la mañana de los días siguientes de la conferencia, y no hizo público un proyecto de acuerdo actualizado hasta la madrugada del 13 de diciembre, un día después del final previsto de la cumbre.

"La idea era utilizar el reloj a su favor para conseguir el mejor acuerdo y volver a presionar a las partes", declaró la fuente.

SÓLO PALABRAS

La indignación provocada por el borrador del acuerdo dejó claro que la COP28 sólo tendría éxito si su acuerdo final abordaba el futuro de los combustibles fósiles de forma significativa.

Pero el término "eliminación progresiva" seguía siendo una línea roja. Pekín, Riad y otros países nunca lo aceptarían porque había adquirido una fuerte carga política, declararon los delegados a Reuters.

"Muy a menudo, en una negociación, las partes se atrincheran demasiado en sus respectivas posiciones", dijo la ministra de Medio Ambiente de Singapur, Grace Fu, que participó en las negociaciones. "Y palabras como 'eliminación progresiva' se convirtieron en un problema".

Algunas fuentes dijeron a Reuters que Kerry y su homólogo chino, Xie Zhenhua, barajaron una solución: utilizar palabras diferentes que signifiquen esencialmente lo mismo.

Xie y Kerry, que mantienen una cálida relación tras dos décadas de trabajo conjunto sobre el cambio climático, ya tenían una hoja de ruta en su reciente acuerdo de cooperación climática alcanzado en Sunnylands, California, en noviembre.

En ese acuerdo no se utilizaron frases como "eliminación progresiva", sino que se pidió la sustitución acelerada de los combustibles fósiles por fuentes de energía renovables. Hasta cierto punto, ese lenguaje describía lo que ya estaba ocurriendo en todo el mundo, con gobiernos que promulgaban políticas de transición hacia una economía más ecológica.

Con los dos principales actores de acuerdo, era cuestión de conseguir que la OPEP se sumara, y se celebraron varias reuniones.

"En última instancia, Kerry, China y los saudíes desempeñaron un papel constructivo en el último momento, cuando estaba claro que no había otras opciones sobre la mesa", explicó la fuente.

Fuente: REUTERS

Comentarios

Otras Noticias