Rescatan a víctimas del terremoto en China a temperaturas bajo cero

miércoles, 20 de diciembre de 2023 10:30
miércoles, 20 de diciembre de 2023 10:30

Desafiando a temperaturas bajo cero, los equipos de rescate ponían a salvo a víctimas del terremoto que sacudió hace más de un día una remota zona de la provincia noroccidental china de Gansu, mientras los supervivientes se enfrentaban a meses de incertidumbre sin un refugio permanente.

El seísmo de magnitud 6,2 sacudió el condado de Jishishan, cerca de la frontera entre las provincias de Gansu y Qinghai, un minuto antes de la medianoche del lunes, haciendo que los asustados residentes salieran de sus casas y se refugiaran en el frío en plena noche, dañando carreteras, líneas eléctricas y conductos de agua, así como instalaciones de producción agrícola, y provocando corrimientos de tierra y lodo.

En Gansu, hasta las 9 de la mañana del miércoles (0100 GMT) se habían encontrado 113 muertos y 782 heridos, según las autoridades. En la vecina provincia de Qinghai, el número de víctimas mortales ascendía a 18 y el de heridos a 198 hasta las 5.30 horas del miércoles.

Setenta y ocho personas han sido encontradas con vida en Gansu, donde las operaciones de rescate terminaron el martes por la tarde, según medios de comunicación chinos, mientras la atención se centraba en el tratamiento de los heridos y el reasentamiento de los residentes ante la inminencia de meses de invierno por delante.

No está claro si la búsqueda en Qinghai ha terminado aún.

En Gansu, más de 207.000 hogares quedaron destrozados y casi 15.000 casas se derrumbaron, afectando a más de 145.000 personas. Se entregaron más de 128.000 artículos de emergencia, como tiendas de campaña, edredones, lámparas para tiendas y camas plegables, y se proporcionaron a las víctimas alimentos como bollos al vapor y fideos instantáneos.

La zona afectada por el terremoto es geográficamente una zona de transición entre dos mesetas, con terrenos de altitudes que oscilan entre los 1.800 y los 4.300 metros y una topografía "muy compleja", según la CCTV.

La recuperación del terremoto del lunes por la noche se ha visto dificultada por la fuerte ola de frío que azota la mayor parte de China desde la semana pasada. Las temperaturas en torno al epicentro del seísmo, en Gansu, cayeron hasta los 15 grados Celsius bajo cero (5 grados Fahrenheit) el martes por la noche.

Según medios de comunicación locales, que citan a investigadores, las personas atrapadas bajo los escombros expuestas a temperaturas de 10 grados bajo cero sin ayuda corren el riesgo de desarrollar hipotermia y solo podrían vivir entre cinco y diez horas, siempre que no estén heridas.

En Haidong, localidad de Qinghai afectada por el seísmo, Du Haiyi dijo que la casa de su familia había quedado completamente arrasada.

Este joven de 21 años dijo a Reuters que había conseguido salvar a su madre y a su hermana de 16 años, que quedaron atrapadas bajo los escombros la noche del seísmo.

"Sacaron a mis padres de debajo, pero no sé cómo", dijo Du. "Corrimos a donde pudimos"

Du, jornalero ocasional, dijo que su familia de siete miembros había dormido expuesta a los elementos sin sustento ni cobijo adecuado, refugiándose en una tienda de campaña proporcionada por el gobierno local.

REUTERS 

Comentarios

Otras Noticias