Nicaragua detiene a otros cuatro sacerdotes, suman 12 religiosos arrestados en tres días

sábado, 30 de diciembre de 2023 16:25
sábado, 30 de diciembre de 2023 16:25

La policía nicaragüense detuvo la madrugada del sábado a cuatro sacerdotes más, para sumar 12 en los últimos tres días, dijeron a Reuters un miembro de alto rango de la iglesia católica con conocimiento del tema y medios locales.

En la madrugada fueron sacados de sus casas los sacerdotes Mikel Monterrey, Gerardo Rodríguez y Raúl Zamora, junto con monseñor Miguel Mantica, hijo de una de las familias más ricas de Nicaragua, dijo la fuente.

"Están confirmadas las detenciones por las que preguntas, todos son de la Arquidiócesis de Managua y pensamos que lo que quieren es expulsarlos del país", dijo el miembro de alto rango de la Iglesia, quien habló bajo condición de anonimato por temor a represalias.

En los últimos días han sido detenidos en Nicaragua 12 sacerdotes y el obispo Isidro Mora, que junto al obispo Rolando Álvarez -condenado a 26 años de cárcel- son los miembros de más alto rango de la iglesia, detenidos en Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega gobierna desde 2007 y ha entrado en confrontaciones directas con los católicos.

Ortega acusa a los sacerdotes de prestarse para darle un golpe de Estado en 2018 cuando estallaron las protestas callejeras que el gobierno reprimió y dejó un saldo de 360 fallecidos, la mayoría opositores, víctimas  de la policía y civiles armados leales al Gobierno, según organismos internacionales de derechos humanos.

Los obispos pidieron a Ortega justicia por los fallecidos y elecciones adelantadas.

Entre los detenidos el sábado en la madrugada se encuentran dos sacerdotes que abrieron las puertas de su parroquia a los estudiantes de dos universidades que en 2018 fueron atacadas por el Gobierno.

Monterrey es sacerdote de una parroquia aledaña a la extinta bautista Universidad Politécnica, confiscada por el Gobierno, y en sus homilías no dejaba de orar por monseñor Álvarez, feligreses de su iglesia.

Según tres fuentes de la Iglesia nicaragüense, el Gobierno pidió que no mencionaran el nombre de Álvarez en las homilías y los detenidos se habrían negado aduciendo que como cristianos tenían que orar por los presos.

Reuters buscó una versión del Gobierno nicaragüense y la Policía, pero no obtuvo una respuesta a tiempo.

Comentarios

Otras Noticias