Putin elogia a las tropas rusas por sofocar el motín y Prigozhin llega a Bielorrusia

martes, 27 de junio de 2023 11:04
martes, 27 de junio de 2023 11:04

El presidente Vladimir Putin elogió el martes en una ceremonia a los miembros de las fuerzas armadas y de seguridad rusas, en un intento de reafirmar su autoridad tras el motín abortado de los mercenarios dirigidos por el jefe del Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin.

Putin dijo a unos 2.500 miembros del ejército, las fuerzas de seguridad y la Guardia Nacional que habían salvado a Rusia del caos.

"Habéis defendido el orden constitucional, la vida, la seguridad y la libertad de nuestros ciudadanos. Habéis salvado a nuestra Madre Patria de la agitación. De hecho, habéis detenido una guerra civil", dijo Putin.

Le acompañaba el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, cuya destitución había sido una de las principales reivindicaciones de los amotinados.

Putin también pidió un minuto de silencio en honor a los pilotos militares rusos muertos en la revuelta. Wagner, cuyos mercenarios han librado las batallas más sangrientas de la guerra de Ucrania y han sufrido numerosas bajas, había derribado varios aviones durante su carrera hacia Moscú, aunque no encontraron resistencia en tierra.

Un avión vinculado a Prigozhin llegó a Bielorrusia procedente de Rusia, y se cree que transportaba al jefe de los mercenarios al exilio, tres días después de que suspendiera abruptamente su motín con sus cazas atacando la capital.

Las autoridades retiraron una causa penal contra Wagner, según informó la agencia de noticias estatal RIA, cumpliendo al parecer una de las condiciones del acuerdo alcanzado a última hora del sábado para desactivar la crisis.

Prigozhin, antiguo aliado de Putin, había dicho que iría a la vecina Bielorrusia invitado por su presidente, el estrecho aliado de Putin Aleksandr Lukashenko.

No se hicieron públicos los detalles de su propuesta de viaje al exilio ni se confirmó su paradero en los tres días transcurridos desde el motín, ni siquiera si se encontraba a bordo del avión que se dirigía a Bielorrusia el martes por la mañana.

El sitio web del servicio de seguimiento de vuelos Flightradar24 mostró un avión Embraer Legacy 600, con códigos de identificación que coinciden con un avión vinculado a Prigozhin en los documentos de sanciones de Estados Unidos, descendiendo hasta la altitud de aterrizaje cerca de Minsk, la capital bielorrusa.

Apareció por primera vez en el sitio de rastreo sobre Rostov, la ciudad del sur de Rusia que los cazas de Prigozhin habían capturado durante el motín.

La última vez que se le vio en público fue el sábado por la noche, sonriendo y chocando los cinco con los transeúntes mientras salía de Rostov en la parte trasera de un todoterreno tras ordenar a sus hombres que se retiraran.

El lunes por la noche, Putin dijo en un discurso televisado que los líderes del motín habían traicionado a su patria, aunque no mencionó a Prigozhin por su nombre. Dijo que se permitiría a los combatientes de Wagner establecerse en Bielorrusia, unirse al ejército ruso o volver a casa.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo en una rueda de prensa el martes que el acuerdo que ponía fin al motín se estaba aplicando y que no tenía información sobre dónde se encontraba Prigozhin. También dijo que no sabía cuántos combatientes de Wagner firmarían contratos con el Ministerio de Defensa.

Rechazó la idea de que el control de Putin sobre el poder se haya visto sacudido por el motín, calificando tales ideas de "histeria".

MANIFESTACIÓN DE PROTESTA

Prigozhin declaró que ordenó el motín para salvar a su grupo tras recibir la orden de ponerlo bajo el mando del Ministerio de Defensa ruso.

El exconvicto de 62 años dijo que sus combatientes interrumpieron su sublevación el sábado, para evitar el derramamiento de sangre tras haber estado a punto de llegar a Moscú. Se vieron obligados a derribar aviones que los atacaron por el camino, añadió.

"Marchamos como una manifestación de protesta, no para derrocar al Gobierno del país", dijo Prigozhin en un mensaje de audio publicado en su canal de Telegram.

En los primeros comentarios públicos del presidente ruso desde el motín, Putin confirmó que pilotos rusos murieron luchando contra la marcha de los mercenarios de Wagner hacia Moscú. Dio las gracias a la ciudadanía rusa por mostrar solidaridad patriótica frente a ellos.

Dijo que los enemigos de Rusia quieren ver al país "ahogarse en sangrientos enfrentamientos civiles", pero afirmó Rusia no sucumbirá a "ningún chantaje, a ningún intento de crear agitación interna".

Los dirigentes rusos han intentado transmitir que la situación se está normalizando tras el motín abortado. Putin se reunió el lunes por la noche con los jefes de sus servicios de seguridad, incluido el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu. Una de las principales demandas de Prigozhin había sido la destitución de Shoigu, junto con el general de más alto rango de Rusia.

En Ucrania, el Presidente Volodymyr Zelenskiy dijo en su discurso nocturno que los militares habían logrado avances el lunes en todos los sectores de la línea del frente, calificándolo de "día feliz" en su discurso nocturno por vídeo pronunciado desde un tren tras visitar las posiciones del frente. 

Kiev espera que el caos provocado por el intento de motín en Rusia debilite las defensas rusas mientras Ucrania sigue adelante con una contraofensiva para recuperar el territorio ocupado. El lunes afirmó haber capturado una novena aldea en el sur, donde lleva avanzando desde principios de junio.

El martes se escucharon explosiones en la ciudad de Kremenchuk, en el centro de Ucrania, tras un ataque aéreo ruso, dijo un portavoz de la fuerza aérea ucraniana.

En Kremenchuk se encuentra una refinería de petróleo ucraniana que ha sido atacada repetidamente por Rusia desde que invadió Ucrania el año pasado. Las autoridades ucranianas han declarado que ya no funciona.

Fuente: Reuters

Comentarios

Otras Noticias