Biden y Trump se lanzan a la lucha por un gran premio electoral

Ambos candidatos llevan semanas acusándose mutuamente de ser una amenaza para la democracia, pero el sábado será la primera vez este año que ambos se encuentren al mismo tiempo en el mismo estado bisagra.
sábado, 9 de marzo de 2024 16:39
sábado, 9 de marzo de 2024 16:39

El presidente Joe Biden y el candidato presidencial republicano Donald Trump harán campaña el sábado en el estado de Georgia, en lo que esencialmente será el primer cara a cara de las elecciones generales de 2024.

Ambos candidatos llevan semanas acusándose mutuamente de ser una amenaza para la democracia, pero el sábado será la primera vez este año que ambos se encuentren al mismo tiempo en el mismo estado bisagra.

Es posible que no haya un estado más disputado que Georgia en las elecciones generales del 5 de noviembre, que se decantó por Biden en las elecciones de 2020 y fue fundamental para las falsas afirmaciones de Trump de que fue víctima de un fraude electoral generalizado. Trump se enfrenta a cargos penales en ese estado por sus intentos de interferir en el recuento de votos.

Se espera que Trump consiga la nominación de su partido el martes, cuando Georgia, junto con Hawái, Misisipi y el estado de Washington celebren sus primarias.

El jueves, Biden pronunció un discurso sobre el Estado de la Unión cargado de críticas a Trump, acusándole de amenazar la democracia, doblegarse ante Rusia y hundir la reforma bipartidista a la inmigración.

El presidente, sin embargo, sigue lidiando con una reacción violenta entre los demócratas por su firme apoyo a Israel en su guerra contra Hamás en Gaza, descontento que podría manifestarse en la votación del martes en Georgia.

Una coalición de grupos multiconfesionales y multirraciales de Georgia ha lanzado una campaña en la que insta a los votantes a dejar sus papeletas en blanco en lugar de votar por Biden el martes, con la esperanza de enviar un mensaje a la Casa Blanca para que reconsidere su apoyo a Israel.

En las reñidas primarias de Michigan de febrero, más de 100.000 personas votaron "no comprometido" en lugar de apoyar a Biden en protesta por Gaza, y una proporción similar de votantes tomó la misma decisión en las primarias de Minnesota del pasado martes. Esas acciones amplificaron la preocupación entre los demócratas de que algunos votantes pudieran optar por quedarse en casa en noviembre.

"Biden no puede volver a ganar (en Georgia) si los votantes jóvenes, los votantes negros, los votantes musulmanes, los votantes árabe-americanos, los votantes judíos y otros que le apoyaron la última vez deciden quedarse en casa o deciden votar a un candidato de un tercer partido", declaró Edward Ahmed Mitchell, portavoz de la coalición Listen to Georgia.

Mitchell dijo que el objetivo del esfuerzo sería acercarse al margen -unos 11.000 votos- por el que Biden ganó el estado para transmitir el riesgo que creen que corre el presidente en la guerra de Gaza.

RUMBO DE COLISIÓN

Trump celebrará un mitin el sábado por la tarde en Rome, Georgia, un bastión conservador del estado que se encuentra dentro del distrito de la representante federal Marjorie Taylor Greene, una franca aliada que asistió al discurso sobre el Estado de la Unión vestida con ropa con mensajes a favor de Trump.

A continuación, Biden celebrará un acto nocturno en la zona de Atlanta. Los suburbios de la ciudad, que están creciendo y diversificándose rápidamente, se consideran la clave de las esperanzas demócratas en el estado.

Altos cargos demócratas y funcionarios de la campaña de Biden temen que el estado que tanto les costó ganar en 2020 corra el riesgo de escapárseles de las manos en 2024, ya que el descontento de los votantes negros amenaza con suprimir la participación. Biden superó a Trump en Georgia por solo un 0,23% en 2020.

El gobernador de Georgia, Brian Kemp, y el principal funcionario electoral del estado, Brad Raffensperger, se mantuvieron firmes en que no hubo fraude generalizado y que el recuento de votos fue legítimo a pesar de la insistencia de Trump en lo contrario.

En Georgia, los fiscales alegan que Trump y sus aliados participaron en una conspiración al hacer declaraciones falsas sobre las elecciones y desarrollar un plan para interrumpir y retrasar la certificación de los votos electorales por parte del Congreso. Trump niega los cargos.

Trump y sus coacusados están tratando de descalificar a la fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani Willis, del caso, alegando que estaba involucrada en una "relación impropia" con un fiscal especial que nombró para el caso y que se benefició económicamente de la relación. Willis ha negado las acusaciones.

El mes pasado, un juez del condado de Fulton escuchó los argumentos sobre la solicitud de Trump y se espera que emita un fallo en los próximos días.

Los fiscales han presionado para iniciar el juicio de Trump en Georgia ya en agosto, cuando Trump estaría en plena campaña. Pero sigue sin estar claro si seguirá adelante antes de las elecciones.

REUTERS

Comentarios