Personas sin hogar construyeron una casa al lado de la autopista de Los Ángeles

Frente a los elevados costos de alquiler de la ciudad californiana, algunos ciudadanos optan por soluciones extremas construyendo viviendas en lugares inesperados
sábado, 20 de abril de 2024 13:20
sábado, 20 de abril de 2024 13:20

En una sorprendente muestra de ingenio y supervivencia, un grupo de personas sin hogar ha construido una vivienda completa, dotada de electricidad, paredes de piedra y hasta un jardín, en un estrecho terreno ubicado entre una autopista muy transitada y el Arroyo Seco, en Los Ángeles, California. La construcción, además, incluye una parrilla para barbacoa, luces decorativas y una hamaca, destacándose notoriamente entre los habituales refugios improvisados que suelen verse en áreas similares, de acuerdo a lo filmado por la estación de noticias local KTLA.

Los Ángeles, la ciudad que alberga a cerca de 46 mil personas sin hogar, observa cómo sus ciudadanos más vulnerables encuentran formas de sobrellevar la adversidad. Ubicado al lado de la autopista 110, cerca de Highland Park, este inusual campamento se erige como un testimonio de la complejidad del problema habitacional en la zona.

De acuerdo con informes de la estación de noticias KTLA, la aparición de construcciones tan elaboradas entre los campamentos informales revela tanto la creatividad como la desesperación de quienes se enfrentan a la falta de un techo. “No me molestan”, expresó un vecino cercano sobre los residentes de estos improvisados hogares, marcando un contrapunto a las diversas opiniones que suscitan este tipo de asentamientos.

Otros, como Mike Ancheta, aunque impresionados por la ingeniosidad de la construcción, enfatizan que dichos asentamientos no deberían existir en terrenos públicos, señalando riesgos de seguridad y legalidad, como el uso ilegal de electricidad y la realización de fogatas abiertas. “Pero esto no es para lo que se supone que debe usarse. Esto es peligroso. Como puedes ver, alguien está cocinando ahí fuera, a fuego abierto. Están robando electricidad. Ya pues”, afirmó Ancheta a KTLA.

Ancheta aseveró que “simplemente estaba admirando el trabajo que han hecho. Entonces, por supuesto, estos tipos te atacan violentamente”.

Las preocupaciones de seguridad no han sido pasadas por alto por los habitantes del campamento, quienes han equipado el espacio con extintores, según se observa en fotografías del lugar. A pesar de los riesgos y la ambigua legalidad de su situación, la determinación de estas personas por mantener un sentido de hogar es indudable.

Otro residente más culpó a los costos de alquiler de Los Ángeles. “Está jodido”, dijo Ulises Chávez a la estación local. “Deberían bajar el alquiler. Deberían bajar todo tipo de cosas, especialmente en Los Ángeles”, añadió.

La situación de la falta de vivienda en Los Ángeles es alarmante, y voces como la de Ulises Chávez llaman la atención sobre la urgencia de soluciones a nivel de políticas públicas, lo que sugiere que “deberían bajar el alquiler” entre otras medidas para aliviar la crisis. Está claro que el fenómeno de los campamentos a lo largo del Arroyo Seco es solo un síntoma de un problema mucho más grande que afronta la ciudad.

Mientras la comunidad y las autoridades buscan soluciones, la resistencia de aquellos que han llamado a estas estructuras su hogar habla de una crisis humanitaria que demanda no solo comprensión, sino acciones concretas. La oficina del concejal Eunisses Hernández, representante de la zona, ha sido contactada para comentar sobre la situación, reflejando el creciente interés y preocupación por parte de los representantes electos.

El incidente subraya la necesidad de abordar de manera comprensiva la crisis de vivienda en Los Ángeles, no solo desde la perspectiva de la asistencia inmediata sino también a través de estrategias a largo plazo que prevengan la marginalización y promuevan soluciones sostenibles para todos los ciudadanos, en especial para aquellos en mayor vulnerabilidad.

Comentarios