Noticia publicada por lectores de El Esquiú.com

La vuelta al mundo en motocicleta

Un español encandilado por los paisajes y la gente de nuestro país.
jueves, 2 de diciembre de 2010 00:00
jueves, 2 de diciembre de 2010 00:00

Un valenciano montado en una Honda Goldwing GL-1800 en Catamarca no deja de llamar la atención.
Al mejor estilo julioverniano, Juan Miravete López, de 55 años, arriba a nuestra provincia como a un punto más dentro del itinerario de un épico viaje que ya lleva más de 6.000 km recorridos.
Cual Phileas Fogg, Juan emprendió su vuelta al mundo no motivado por una apuesta, como bien nos hacía imaginar Verne, sino por algo tan simple como un sueño, que en él se viene gestando desde su juventud.
Aquel anhelo había surgido desde su temprana edad, pero las vicisitudes de la vida (pareja-hijos-complicaciones, todo esto, entre risas, enlistado en una sucesión casi lógica) fueron posponiéndolo hasta el día en que tomando fuerzas, “no es fácil dejarlo todo” dice él, se decidió a dejar familia, trabajo y casa para perseguir la utópica idea de recorrer el mundo.
Las grandes dimensiones de su motocicleta no dejan de atrapar las miradas de los transeúntes que al recorrer la calle Sarmiento quedan asombrados por el porte de la máquina y, por qué no, por el orgullo de quien animoso se presta para las fotografías.
Una curiosidad sobre su emprendimiento, calificada por él como la pregunta del millón, es su modo de sustento. Éste consiste en el autofinanciamiento mediante la venta de remeras, bandanas y cámaras que transporta él mismo, es decir que su viaje es, al mismo tiempo, su empresa. También destaca que cuenta con un par de auspiciantes que lo ayudan a amortiguar sus gastos.
Con una sonrisa cómplice y sincera, comparte con nosotros una de sus más grandes confidencias y, según él, el secreto del éxito de su viaje: la colaboración de la gente. “Llevo dos meses aquí, y en hostel y hoteles he dormido diez o doce veces, no más. El resto todo en casas particulares. Llego a un sitio y tengo previsto quedarme una noche y a lo mejor me quedo cuatro porque no me dejan ir.” Es de este modo que su estadía en Argentina, pensada para veinte días, se prolongó a dos meses.
Su trayecto consiste en el recorrido de sur a norte del continente americano. Al llegar a Vancouver se embarcará con destino a Japón y emprenderá su ruta por el continente asiático, para después aventurarse a África y finalmente a Europa, en un itinerario mágico que muchos de nosotros soñamos realizar.
 

Para más información sobre el viaje: http://www.elwinger.org/
 

Comentarios

Otras Noticias