Boca modelo 2018: el plan de Guillermo Barros Schelotto para pelear la Copa Libertadores

martes, 12 de diciembre de 2017 20:40
martes, 12 de diciembre de 2017 20:40

Mientras Boca se desperazaba después de concluir su 2017 con un triunfo ante Estudiantes que le permitió celebrar un año completo como líder del campeonato argentino, Ramón Wanchope Ábila madrugaba para ponerse a disposición del preparador físico Javier Valdecantos. Una forma de adelantar el arranque de 2018.
El delantero llegó al complejo Pedro Pompilio a las 7.50 del lunes con una sonrisa de oreja a oreja, y cuando salió dio su primera charla como refuerzo xeneize. "Me entrené con el profe en Boca, me falta un poco para estar al cien por ciento. Aún no hablé con Guillermo. El dolor del desgarro (aductor derecho) va disminuyendo y sólo espero llegar bien al 2 de enero".

Luego de cumplir 365 días ininterrumpidos como líder del torneo local, Boca lejos está de descansar (aún cuando el plantel haya iniciado su licencia hasta el 2 de enero). El 2018 está a la vuelta de la esquina y la planificación del cuerpo técnico y la dirigencia pasa por un asunto fundamental: unificar criterios y diagramar una lista de refuerzos enfocada en la Copa Libertadores, máximo objetivo del club de la Ribera. El segundo paso será más complejo: iniciar las negociaciones para que el primer día de la pretemporada las nuevas caras ya estén a disposición del cuerpo técnico.
Por esa razón, mañana por la noche Guillermo Barros Schelotto se reunirá con Daniel Angelici. Allí, el técnico le dirá al presidente que precisa un zaguero central, un lateral por derecha, un lateral por izquierda, un volante y un centrodelantero más.

La última línea es la zona donde el DT quiere enfocarse para evitar equivocaciones. Consciente de que la Libertadores se gana con una defensa fuerte que garantice pocos goles en contra, sabe que encontró en Paolo Goltz una pieza clave que al menos hoy no tiene reemplazo. El desgarro de grado 2 que sufrió el ex Huracán en el isquiotibial derecho complica los planes, ya que el zaguero no podrá estar presente el 2 de enero en Cardales y se perderá al menos la primera semana de pretemporada. Además, ante el riesgo de que un club europeo se lleve a Lisandro Magallán, el entrenador considera fundamental sumar a otro zaguero central, más allá de que más temprano que tarde el juvenil Agustín Heredia y sus 192 centímetros de altura tendrán su chance.
Aquí es donde aparece la primera debilidad de los Mellizos. Gustavo Gómez, viejo conocido de Lanús, es el objetivo. Con escaso rodaje en el Milan, al paraguayo lo tienta la posibilidad de sumarse a Boca para jugar la Libertadores.

A la vez, el cuerpo técnico considera que es necesario potenciar la sana competencia con Gino Peruzzi (sigue sin convencer) y Leonardo Jara (recién volvería de su lesión a comienzos de febrero) por el lado derecho, y con Frank Fabra, por el costado izquierdo. Para el primero surgen dos nombres. Los Barros Schelotto ven con buenos ojos el arribo de Leonardo Godoy, quien a los 22 años se destaca en Talleres de Córdoba. Como suele suceder, la dirigencia retrucó con otro nombre: Julio Buffarini, también pretendido por San Lorenzo. A sus 29 años, el defensor que supo ser campeón de América con el Ciclón elude dar detalles sobre su futuro, aunque reconoce que le gustaría jugar más y en San Pablo se siente relegado.
Del lado izquierdo, hay unanimidad entre la dirigencia y el cuerpo técnico. La intención es volver a contar con los servicios de Jonathan Silva, un hombre que cumplió cada vez que tuvo su chance, y que incluso potenció a Fabra, gracias a la competencia interna. La contra es que el hombre de Sporting de Lisboa se recupera de la rotura del ligamento lateral interno de su rodilla derecha y recién estará en condiciones de volver a las canchas en febrero.

A diferencia de lo que ocurrió en todos los mercados de pases desde que los Barros Schelotto asumieron en marzo de 2016, esta vez no aparece el arco como una zona a reforzar. El buen semestre de Agustín Rossi (anteanoche fue la figura y uno de los responsables de que Boca, ante el Pincha, mantuviera la valla invicta por 16ta vez en el año) lo ratifica como el Nº 1, a pesar de usar el Nº 12 en la espalda de su buzo.
En lo referido al medio campo, mientras se aguarda el regreso de Fernando Gago (previsto para marzo/abril), hay quienes volvieron a poner sobre la mesa el nombre de Walter Montoya. Pero su futuro estaría en Inter de Porto Alegre o en Cruz Azul, de México.

Precisamente en tierras aztecas se desempeña la otra debilidad de los Barros Schelotto: Silvio Romero. El delantero, a quien conocen de Lanús, está muy cómodo en el América y las chances de que regrese a la Argentina para reemplazar a Darío Benedetto son muy escasas. Romero, además, también es pretendido por River.

El caso Tevez sigue siendo una incógnita, y el silencio de las últimas dos semanas al respecto habla por sí mismo. Si bien Angelici ya manifestó su decisión de "esperarlo todo lo que sea necesario", la realidad es que todo depende de si el representante del Apache logra destrabar o no su contrato con el Shanghai Shenhua, que pretende venderlo en una cifra que lo deje conforme.

Los Barros Schelotto, con una eficacia del 77,38 %

En este lapso, el Boca de los Mellizos Barros Schelotto cosechó 65 puntos sobre 84 posibles (77,38 % de efectividad), marcó 56 goles (a razón de dos por encuentro) y recibió 18 (0,64 por partido). Con un dato adicional que tal vez esconda uno de los principales fuertes de este equipo: en 16 encuentros mantuvo su valla invicta. Guillermo está muy conforme con el arquero Rossi.

84%
Satisfacción
4%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
11%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias