Cámara Penal Nº 2

Raúl Mascareño purgará 12 años de prisión

José Cornelio Solohaga fue absuelto.
martes, 12 de octubre de 2010 · 00:00

Raúl Eduardo Mascareño (29) fue condenado a 12 años de prisión como único autor del homicidio del sereno de vialidad, Guillermo Antonio Carrizo (59), al que ultimó de una pedrada en la ruta 4, en el caso que se conoció como el “crimen del Calvario”. Además, deberá resarcir económicamente a la familia de la víctima con una suma de 50.000 pesos en concepto de daños.
Así lo resolvió el tribunal de la Cámara Penal Nº 2 en un fallo unánime, en el que también absolvió a José Cornelio Solohaga (59), quien estaba en el banquillo como coautor, y recuperó la libertad luego de un año y siete meses de prisión.
De esta forma concluyó ayer el juicio oral por el violento crimen ocurrido el 14 de marzo del año pasado. Durante la jornada de ayer, se expusieron los alegatos de las distintas partes que intervinieron en el proceso.
Por el ministerio Público, el fiscal Gustavo Víctor Bergesio mantuvo la acusación en contra de Mascareño, para quien pidió 13 años de prisión como autor material de la muerte de Carrizo. El fiscal hizo hincapié en que el día del hecho, fue Mascareño quien comenzó la trifulca que terminó con la muerte de la víctima, que sólo fue a comprar una gaseosa en la casa de la madre de Mascareño. Y que fue el imputado quien ante la insistencia de la víctima, reaccionó en forma “violenta y provocativa”.
Que ello fue lo que desató la pelea. Que luego intervino la hermana de Mascareño a la que Carrizo golpeó en el rostro, lo que fue la génesis del desenlace fatal.
Y se basó para ello en los testimonios de tres testigos que consideró fundamentales, porque tuvieron un panorama privilegiado y pudieron ver prácticamente toda la secuencia del incidente. Además, dijo que las versiones de Mascareño y su familia sobre la violencia desplegada por la víctima, quedaron desacreditadas con los testimonios independientes que dieron una versión opuesta.
El fiscal señaló también que Mascareño tuvo intención homicida al momento de arrojarle a Carrizo una piedra de considerable tamaño, que impactó en el costado de la cabeza de la víctima y le provocó hundimiento óseo y fractura de la base de cráneo, y que según la autopsia fue la herida que le causó la muerte.
En cuanto a la participación de Solohaga, Bergesio consideró que si bien quedó acreditado que intervino en la pelea y que le arrojó pedradas a la víctima, no se lo podía responsabilizar por la muerte, ya que quedó demostrado que la pedrada mortal la aplicó el otro imputado. Por ello consideró que su participación quedaba encuadrada como “agresión con armas”, un delito menor que tiene una pena de entre 15 días y 6 meses de prisión. Y pidió la pena máxima.

Querella

El alegato del fiscal fue compartido parcialmente por los representantes de la querella particular, representada por los abogados Prevedello y Yanina Pinto. Los querellantes reclamaron que Mascareño sea condenado a 15 años de prisión, y pidieron que Solohaga sea penado como partícipe secundario del delito de homicidio simple, aunque en su caso no pidieron un monto de condena.
Además, en su condición de actores civiles, reclamaron una indemnización de 283.600 pesos, por daños morales y patrimoniales.

Defensa

A su turno, el abogado defensor de Mascareño, René Fernando Contreras, planteó que el hecho debía quedar encuadrado en el delito de homicidio en “estado de emoción violenta”. Y señaló que su cliente reaccionó ante la agresión evidente de Carrizo hacia su hermana, a la que le había pegado dos trompadas en el rostro que le provocaron heridas sangrantes en la nariz y el labio.
Y destacó que no hubo pruebas de que su asistido haya tenido intenciones de acabar con la vida de la víctima.
En tanto, los abogados Pedro Vélez y Jorge Bracamonte rechazaron la acusación en contra de Solohaga. Y destacaron que cuando se produjo todo el incidente él estaba trabajando. Sostuvieron que no quedó debidamente acreditado que su cliente haya arrojado piedras. Y que de todas formas actuó “de acuerdo con las circunstancias, ya que intervino porque estaba siendo agredida una mujer”.
Los defensores señalaron que Solohaga pasó 1 año y 7 meses de prisión por la “tozudez” de la Fiscalía de Instrucción, ya que pese a que no había pruebas suficientes, mantuvo la acusación en su contra. Además, agregaron que durante el lapso que pasó en prisión, sufrió un infarto.
La sentencia se dictó con el voto unánime del tribunal integrado por los jueces Rodolfo Bustamante, Luis Guillamondegui y el subrogante, Ramón Porfirio Acuña.

 

Disconformes

Al término del debate, José Edilberto Coronel, uno de los hijos de la víctima, se manifestó disconforme con la pena en contra de Mascareño, por considerarla leve; y con la absolución de Solohaga. “Algo tuvo que ver”, dijo en medio de la conmoción tras la finalización de la audiencia oral.

 

 


 

Comentarios

Otras Noticias