Le dijo que se “mandó una macana”

Un amigo complicó la situación de Aramburú

jueves, 14 de octubre de 2010 00:00
jueves, 14 de octubre de 2010 00:00

El único testigo que compareció ayer ante el tribunal de la Cámara Penal Nº 2 complicó la situación de Maximiliano Manuel Aramburú, el joven de 22 años que está acusado de intentar matar a su beba de sólo dos meses de edad. El debate se pospuso para la semana que viene, y se está tratando de localizar a la ex pareja del imputado, y madre de la beba, quien se habría radicado en Tucumán y aún no declaró en el debate.
El testigo fue Lucas Alejandro Mercado, un amigo y vecino de Aramburú, que señaló que el día del hecho, el imputado se presentó en el negocio de su padre. “Lo vi que estaba nervioso y me dijo que había tenido un problema”, dijo primero el testigo, aunque luego reconoció que el imputado le dijo que “se había mandado una macana”.
El joven, que trabaja con su padre en una consecionaria de automóviles usados, desmintió la versión de Aramburú que afirmó que le fue a pedir prestado un vehículo. Y añadió que lo vio tan nervioso que le pidió que se fuera del lugar para “no tener problemas”.
Ayer también estaba citada Patricia Godoy, la ex pareja de Aramburú, quien no pudo ser localizada y se cree que está radicada en Tucumán. Para la próxima audiencia, el lunes que viene, están citados los médicos que asistieron a la bebé cuando llegó al Hospital de Niños.
El hecho por el que es juzgado Aramburú ocurrió el 18 de junio del año pasado. Según la imputación, intentó asfixiar a su beba porque lloraba, apretando su cabecita contra el cochón. La intervención de la madre de la criatura impidió que el hecho se consumara, aunque la pequeña sufrió gravísimo traumatismo de cráneo.
 

Comentarios

Otras Noticias