Un camionero catamarqueño implicado en un crimen en Salta

Los datos aportados por la investigación indican que se trataría de un crimen pasional
jueves, 11 de noviembre de 2010 00:00
jueves, 11 de noviembre de 2010 00:00

Un camionero oriundo de Santa María, de nombre Rodolfo Benjamín Suárez (32), fue detenido el sábado pasado en su vivienda de esa localidad, como sospechoso del homicidio de Diego Esper, un joven docente universitario salteño con quien habría mantenido una relación.
El hecho por el que el Suárez fue indagado por la Justicia de Salta el lunes por la mañana, ocurrió el pasado 16 de septiembre. Sin embargo la Justicia presume que el asesinato se habría efectuado al menos cuatro días antes de que el padre y la hermana de la víctima lo encontraran muerto en su departamento, con un golpe en su occipital derecho.
Según fuentes judiciales citadas por el diario El Tribuno, el catamarqueño Suárez fue detenido en su domicilio en Catamarca, el sábado pasado, y es asesorado por un penalista de Salta. El hombre de profesión camionero negó haber mantenido una relación con el occiso.
Sin embrago, según la investigación realizada por la Brigada de Investigaciones de la Policía de Salta, el catamarqueño mantenía contactos cibernéticos y mensajes de texto de manera asidua con la víctima, los cuales habrían culminado el pasado 9 de septiembre, al menos un par de días antes de que Esper fuera asesinado de un mazazo.
El pasado sábado, Suárez, un hombre alto, de aproximadamente 137 kilogramos, fue aprehendido por efectivos policiales en su casa en Catamarca -en Santa María- y además le secuestraron tres celulares, cuatro computadoras, material pornográfico y dos “consoladores”.
El contenido de los mensajes cibernéticos entre Suárez y la víctima, realizados a través de la red social de comunicación Facebook, es de un alto contenido sexual, y comprometedores para el catamarqueño.
Algunas de las líneas destacadas por el diario complicarían la situación del camionero, quien en las conversaciones de chat se autodefinía como “el camionero caliente”.
En uno de esos diálogos, la policía constató que el transportista se encontraba en Salta, dado que su esposa debía ser sometida a una intervención quirúrgica en esa provincia, lo cual habría sido de conocimiento de la víctima.
Pese a que esa sería la prueba incriminatoria que más peso tendría para sospechar de Suárez, el catamarqueño negó todo ante el juez, diciendo que hay una confusión y que el camionero del chat y los mensajes es otro.
Por su parte, ante la pregunta del magistrado por algunos de los elementos secuestrados en su casa, específicamente los jueguetes sexuales que habrían sido parte de la conversación entre la víctima y el imputado, el camionero santamariano habría contestado que pertenecen a su esposa y a él mismo.
Finalmente, el hombre habría declarado que nunca conoció al docente oriundo de Tartagal, pero residente en Salta, Diego Esper, además de no tener conocimiento de que “hubiese un muerto cuando me detuvieron”, según informaron fuentes judiciales.
Otro de los imputados en el enigmático asesinato es un fisicoculturista tartagalense, Cristian Morcillo Castillo (25), quien habría mantenido una relación cercana con el joven fallecido, con quien participaba en shows eróticos en boliches nocturnos.

Comentarios

Otras Noticias