Tragedias en China e India dejan más de 80 muertos

El incendio en edificio dejó al menos 42 muertos en la ciudad de Shangái.
martes, 16 de noviembre de 2010 00:00
martes, 16 de noviembre de 2010 00:00

Al menos 42 personas resultaron muertas a consecuencia del incendio que se desató ayer en un edificio de 28 pisos en un complejo residencial del centro de Shanghái, la capital económica de China. Mientras, en Nueva Delhi, la capital de India, al menos 32 personas murieron y alrededor de 90 resultaron heridas al derrumbarse ayer un edificio de cinco plantas.

Aunque el número total de heridos por el incendio se desconoce, los hospitales de la ciudad recibieron a más de un centenar, mientras en el del distrito de Jingan, donde se encuentra el edificio, más de 50 fueron ingresados y numerosas personas buscaban a sus familiares.

El edificio en Shanghái se encontraba en proceso de renovación cuando, por causas desconocidas hasta ayer, el fuego empezó sobre unos materiales de construcción y las llamas rápidamente se transmitieron por los andamios, según testigos.

El ministro de Seguridad Pública, Meng Jianzhu, viajó desde Pekín al lugar de los hechos para dirigir los trabajos de rescate en el edificio, de 156 apartamentos. Aunque el espectacular incendio quedó extinguido cuatro horas y media después de iniciarse, los bomberos seguían buscando a eventuales supervivientes. En la primera hora de declararse el incendio, las llamas ya habían arrasado unos diez pisos, según vecinos del edificio donde vivían sobre todo profesores y jubilados.

Derrumbe
Hasta anoche, en Nueva Delhi, todavía había personas atrapadas entre los escombros del edificio que se derrumbó, donde vivían 250 personas.

Según los equipos de rescate, el reciente desbordamiento del río Yamuna causó una concentración de agua en los cimientos del inmueble y esta fue la causa del derrumbe. Sin embargo, la Corporación municipal de Delhi consideró que la razón principal del colapso fue la mala calidad de la construcción de los cimientos y del edificio en sí, ya que en muchas ocasiones se construye de forma ilegal.

Los vecinos, los primeros en llegar al lugar, usaban sus manos para retirar lodo y escombros y sacar a los sobrevivientes. El rescate se veía entorpecido porque los camiones de bomberos tenían problemas para transitar por los estrechos callejones de la superhabitada zona residencial de Lalita Park en la capital.

Comentarios