Violento asalto

Los delincuentes ingresaron con el rostro descubierto. Golpearon con saña a la dueña de casa y a su hijo. Al darse a la fuga, en una camioneta 4x4, atropellaron a un policía de Infantería. Hasta anoche, no había detenidos.
viernes, 19 de noviembre de 2010 00:00
viernes, 19 de noviembre de 2010 00:00

Una mujer y su hijo fueron violentamente torturados por dos asaltantes que los golpearon con saña para exigirles la entrega de dinero. El violento episodio ocurrió el jueves por la noche en una vivienda del casco céntrico, y al darse a la fuga, los delincuentes atropellaron a un efectivo de la Guardia de Infantería que los perseguía y chocaron por lo menos a dos vehículos, pero lograron escapar.
La víctima, Nilda Lencina, miembro de una reconocida familia del medio, explicó los pormenores del atraco. Alrededor de las 22:30 del jueves, los asaltantes llamaron a la puerta de su casa paterna en Zurita al 800 -entre Vicario Segura y Tucumán-. Apenas abrió la puerta, la amenazaron con las armas que llevaban tanto a ella como a su hijo.
Los delincuentes manifestaron que sabían que la mujer tenía dinero en su casa producto de una transacción comercial. Lencina estaba con su hijo en la vivienda, un joven de alrededor de 20 años, quien también fue violentamente atacado por los delincuentes, mientras la mujer suplicaba que lo dejaran tranquilo, ya que padece una dolencia cardíaca por la que fue operado tiempo atrás.
Desesperada ante la exigencia de los delincuentes, la mujer indicó que sólo tenía unos 300 pesos que estaban dentro de un monedero, ya que no acostumbra a tener sumas importantes de plata en su casa.
Los delincuentes los golpearon durante unos 15 minutos aproximadamente y los mantuvieron maniatados y boca abajo para evitar que los miraran al rostro. Lencina relató que debieron soportar golpes de puño y culatazos mientras trataban de convencer a los asaltantes de que no había más dinero en el domicilio.
El único dinero que la mujer había cobrado tiempo atrás correspondía a una diferencia de haberes jubilatorios de su padre, pero fue percibido en agosto.
Lencina y su hijo quedaron sumamente angustiados por el hecho. Y se solicitó la presencia de un psicólogo para que los asista.

Alerta

Además de la mujer y su hijo, en la vivienda estaba el padre de Lencina, Roque Adrián Lencina, de 94 años y una empleada que estaba en otra habitación.
Ella, al escuchar los gritos, fue quien llamó al esposo de Lencina y alertó a la policía de lo que ocurría, justo antes de que los delincuentes ingresaran a su habitación y advirtieran su presencia.
Cuando el marido de la mujer llegó al lugar acompañado por otras dos personas, los delincuentes salieron de la vivienda amenazándolo con un arma y emprendieron la fuga, llevándose sólamente los 300 pesos en efectivo y dos teléfonos celulares de las víctimas.
En la esquina los esperaba una camioneta Toyota Hilux 4x4 que abordaron para emprender la huida, probablemente con otro cómplice que los esperaba dentro. Justo en ese momento, pasaba por el lugar una combi de la Guardia de Infantería, que alertada por el pedido de auxilio de los damnificados, comenzó a perseguir a los delincuentes.
El sargento Walter Díaz había descendido de la combi y perseguía a pie a los delincuentes, pero éstos, tras abordar la camioneta, lo arrollaron violentamente. Sin embargo, el uniformado alcanzó a efectuar un disparo con su itaka que habría impactado en la camioneta. A raíz del choque, Díaz sufrió múltiples excoriaciones y lesiones de consideración, por lo que fue trasladado a un sanatorio privado, donde se encuentra alojado con un cuadro de politraumatismo.
Al emprender la fuga a alta velocidad, los delincuentes chocaron con varios vehículos particulares que estaban estacionados. Aparentemente tomaron por calle Vicario Segura hasta Mate de Luna, por donde bajaron hacia el este.
El hecho fue puesto en conocimiento de la fiscal de instrucción en turno Myrian López, quien ordenó una serie de medidas. Entre ellas se comisionó al personal de la Brigada de Investigaciones.
Durante la madrugada, en base a algunos datos se realizaron varios allanamientos en distintos puntos de la ciudad, pero hasta anoche, no había detenidos ni sospechosos sindicados, ya que los procedimientos habían dado resultados negativos.

Comentarios

Otras Noticias