Ayer se recuperó la Yamaha YBR y elementos robados

Crimen de La Viñita: ya fue arrestado un sospechoso

Se trata de un joven que aparenta una edad de entre 18 y 19 años.
viernes, 17 de diciembre de 2010 00:00
viernes, 17 de diciembre de 2010 00:00

Un hombre fue arrestado ayer en el marco de la investigación del brutal asesinato de Corazón de Jesús Reinoso (55), la mujer que fue brutalmente asesinada durante la madrugada del martes último en La Viñita. En tanto que, en un allanamiento realizado en una vivienda del barrio La Tablada se pudo recuperar la motocicleta que habían sustraído los homicidas.
Los investigadores trataban de determinar anoche si el sospechoso aprehendido -cuyos datos no trascendieron-, estaba vinculado diréctamente con el aberrante crimen, aunque respecto de ese dato, había un marcado hermetismo.

Allanamiento

Ayer, luego de más de 25 allanamientos, finalmente la Brigada de Investigaciones tuvo un golpe de suerte. Un sospechoso dejó la motocicleta que había sido robada en el lugar del crimen, en la casa de unos amigos ayer al mediodía.
En esa vivienda, ubicada en calle Buenos Aires 453, alrededor de las 14 horas se llevó a cabo un allanamiento y se recuperó la Yamaha YBR 125cc. azul, propiedad de Fabián Reinoso, el hijo de la víctima. Además, se encontraron otros elementos que también habían sido robados el día del crimen, como un casco y un juego de llaves, entre otras cosas.
Según confirmaron fuentes cercanas a la investigación, la casa donde se hizo el allanamiento es de una familia que, a su vez, alquila una dependencia a dos mujeres, hermanas entre sí, que serían de apellido Pacheco. Se trata de un garage que las jóvenes utilizan para dormir.
Fuentes confiables señalaron que ayer al mediodía, un sujeto que sería amigo o allegado a las inquilinas, dejó la motocicleta en la vereda, entregó las llaves y el casco. Y le pidió a la dueña de casa que se la entregara al hermano de las inquilinas.
Sin sospechar que la motocicleta estaba involucrada en tamaño crimen, la dueña de casa la recibió y la dejó estacionada en la puerta de su casa. Y guardó el resto de las cosas.
Testigos indicaron que el sujeto habría andado en la motocicleta desde el pasado martes. Y estuvo en esa vivienda en más de una oportunidad desde el día del crimen. Se trata de un joven de unos 18 ó 19 años, de contextura delgada y tez morena, según lo describieron.
Fuentes judiciales y policiales señalaron que los investigadores eran altamente optimistas. Y que el resultado del allanamiento realizado en la jornada de ayer permitió confirmar las sospechas en contra de uno de los sindicados como autores del crimen.

El hecho

El martes a las 6:30, Fabián Reinoso, un inspector de Tránsito de la Municipalidad, llegó como lo hacía habitualmente a la casa de su madre, quien vivía sola en calle Gobernador Ferrari al 400. Iba a buscar su motocicleta, la que dejaba estacionada allí por las noches y a ver a su madre.
Al llegar estacionó su Chevrolet Corsa en el ingreso, y advirtió que el portón de chapa que daba al patio y por el que ingresaba el auto estaba entreabierto. Entró por allí y fue hasta la puerta del patio, la que estaba forzada.
El mal presentimiento, sin embargo, no lo preparó para el cuadro macabro que iba a encontrar. Al ingresar a la habitación de su madre, la encontró en la cama, sin vida y con evidentes signos de haber sido brutalmente asesinada. En medio del shock que le produjo el cuadro, llamó a la policía y a su trabajo, e informó lo que había ocurrido.
La investigación quedó a cargo del fiscal de Instrucción en turno, Ezequiel Walther. Y se comisionó al personal de la Brigada de Investigaciones y de la División Homicidios. Desde el mismo martes, se realizaron más de 25 allanamientos en distintos lugares, como talleres de motos y en domicilios de personas vinculadas con el ambiente delictivo. En tanto se tomaron decenas de testimonios para determinar la identidad de él o los agresores.

Saña

Uno de los aspectos que llama la atención del crimen es la saña con la que fue asesinada la víctima. Si bien oficialmente se habla que el móvil del crimen fue el robo, algunos investigadores sospechan que pudo haber algo más.
La mujer habría sido asesinada mientras dormía, cuando no tenía ninguna posibilidad de defensa, y ni siquiera habría advertido la presencia de intrusos en la vivienda. Él o los agresores le dieron un violento golpe en la cabeza con un palo o elemento similar, y luego la apuñalaron dos veces en el cuello, lo cual demostraría que querían asegurarse el resultado letal.
Luego se llevaron una motocicleta y sólo 300 pesos en efectivo. Un magro botín para tomar el riesgo que asumieron los homicidas al acabar con la vida de la víctima.

Comentarios

Otras Noticias