La sentencia de la Cámara Penal Nº 2 se conocerá el próximo miércoles

El fiscal pidió 3 años de prisión para el intendente Daniel Polti

La querella fue más allá,y pidió una pena de 3 años y 6 meses, una pena que podría enviarlo a prisión. Además, reclamaron una indemnización de más de 800 mil pesos. La defensa dijo que Polti es un perseguido político.
miércoles, 22 de diciembre de 2010 00:00
miércoles, 22 de diciembre de 2010 00:00

Ayer en el juicio que se desarrolla contra el intendente de Recreo, Daniel Ernesto Polti, acusado de aborto seguido de muerte, se dio lugar a la exposición de los alegatos de cada una de las partes involucradas. En representación de los intereses de la sociedad, el fiscal Gustavo Bergesio sostuvo la acusación contra los imputados, y solicitó una pena de 3 años de prisión efectiva y 6 años de inhabilitación especial para Polti. Mientras que para la enfermera Zulema Lobo, coimputada en el hecho, sólo un año.
Por su parte, los abogados Víctor García y Natalia Páez de Andrada alegaron como querellantes particulares y por la acción civil planteada por la madre de la víctima. Ellos reclamaron 3 años y medio de prisión para Polti y 2 años de prisión en suspenso para la enfermera. Y un resarcimiento por daños morales y pérdida de chance que asciende a los 865.000 pesos.
La indemnización alcanza también a la “Nueva Clínica de Recreo”, que está civilmente demandada.
El fiscal sostuvo que existen suficientes elementos probatorios para mantener su acusación contra los imputados y comenzó analizando sus conclusiones a partir de la declaración de Polti, al que tildó de falso. Y destacó que toda la defensa que hizo, se caía al contrastarla con otros testimonio y documentos. “El imputado estuvo presente en la cirugía practicada a la víctima el día 31 de enero (de 2007) por el doctor Guzmán, ya que su nombre figura en el libro de cirugías de la Clínica Recreo, lo cual se contradice con lo expresado en su declaración”.
A continuación Bergesio hizo referencia a varias declaraciones de testigos que demuestran de manera efectiva en su relato que existió una maniobra abortiva. Como lo fue el testimonio de David Romero (novio de la víctima), quien en su declaración manifestó que Ibáñez le dijo: “El doctor Polti me ha interrumpido el embarazo”. Así también el testimonio de Laura Ibáñez (hermana de la víctima), la cual manifestó recibir un llamado del imputado cuando su hermana estaba en el hospital, para pedirle perdón por lo sucedido.
Asimismo, el fiscal destacó que los informes médicos, la autopsia y el informe del anátomo patólogo concluyeron que la muerte de Verónica Ibáñez se produjo como consecuencia de las complicaciones originadas en una maniobra abortiva.
Por otra parte el alegato de la querella, representada por García y Páez, se centró en destacar que la víctima estaba embarazada. De esta forma Páez de Andrada sostuvo: “Considero que lo expresado por el informe histológico es concluyente; la víctima estaba embarazada, lo que demuestra la existencia material del delito”. A esto se le agrega como prueba el testimonio del novio de la víctima, quien acredita en su relato que Ibáñez se había hecho un test de embarazo cuyo resultado fue positivo.
Tanto la querella como el fiscal coincidieron en que de acuerdo con las pericias realizadas en el proceso, el deceso de la joven Verónica Ibáñez se produjo como consecuencia de un aborto que desencadenó un grave cuadro infeccioso en el útero. Y descalificaron el informe pericial presentado por la defensa de Polti y confeccionado por la nefróloga Martínez, la única voz que afirma que la víctima falleció por una dolencia renal.

Defensa
En su oportunidad, los abogados Marcelo Brito y Fernando Contrera, a cargo de la defensa de Polti, pidieron su absolución. “No escuché ningún elemento probatorio que haya abatido a la defensa, sólo los dichos que desvirtúan lo expresado por el acusado”, dijo Brito. Además consideró que la acusación a Polti se trató de una jugada política, por parte del fiscal de Recreo “que no quiso conocer la verdad”.
Brito cuestionó la falta de elementos probatorios en la causa, como la ausencia de una pericia caligráfica de las recetas que supuestamente fueron escritas del puño de su defendido. De la misma forma indicó que en ningún momento se deja constancia de quién confecciona el libro de cirugías de la Clínica, incorporado como prueba documental. El abogado defensor expuso que ante los errores y la modificación de los elementos probatorios por parte del fiscal y la querella, “el beneficio de la duda es para el imputado”, concluyó.
Luego de escuchar la exposición de los alegatos, el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles. Ese día, Polti y Lobos tendrán la oportunidad de expresar la última palabra en el debate y después se dará a conocer la sentencia.
 

Comentarios

Otras Noticias