Pidió una prórroga para ser indagado mañana y seguirá detenido

El conductor de la tragedia, en silencio

Es el hombre que conduciendo en estado de ebriedad arrolló y mató a dos agentes de policía recién recibidas. Está acusado por el delito de homicidio culposo doblemente agravado. Seguirá detenido.
lunes, 27 de diciembre de 2010 00:00
lunes, 27 de diciembre de 2010 00:00

Marcos Gabriel Morales (33), el conductor que el pasado sábado provocó una tragedia al arrollar y matar a dos jóvenes mujeres, decidió mantenerse en silencio ayer y pidió una prórroga para ser indagado por el faltal accidente de tránsito. Bajo el cargo de homicidio culposo doblemente agravado por el número de víctimas y por la conducción imprudente de un vehículo automotor, fue asistido por la defensora oficial Mercedes Gandía de Morcos.
La indagatoria estaba prevista para ayer a las 19 en la Fiscalía de Instrucción Nº 5. Morales fue trasladado desde la Comisaría Décima, donde quedó alojado, y luego de hablar con la asesora legal y con sus familiares, que estaban en el lugar, solicitó que se posponga el acto procesal por 48 horas, lo cual le daría tiempo a la familia para conseguir la representación de algún abogado particular.
Morales está acusado por haber arrollado y matado a las oficiales de policía Roxana Natalí Leiva (25) y Jesús Marina Del Carmen Bazán (23). El accidente se produjo el sábado alrededor de las 22:30 sobre la ruta 14, entre las localidades de San Pablo y Capayán.
Morales había estado junto a familiares, entre ellos su hermana, hijos y sobrinos, pasando el día de navidad en el camping de San Pablo. Aparentemente, habría estado consumiendo bebidas alcohólicas durante varias horas hasta que decidieron emprender el regreso.
Al mando de su Ford Sierra, color blanco, regresó junto a su hermana y varios menores. Con los reflejos y la capacidad visual disminuida como consecuencia de la ingesta de alcohol, perdió el dominio del automóvil y se desvió hacia un costado. Justo por ese lugar, las dos víctimas, que días antes se habían recibido de oficiales de la Policía de la Provincia, y se encontraban de franco, caminaban por la ruta alumbrándose con un teléfono celular.
Aunque las mujeres caminaban en el sentido opuesto al tránsito, la velocidad del automóvil no les dio tiempo de realizar ninguna maniobra evasiva, y el automóvil las arrolló de lleno.
Las gravísimas lesiones que sufrieron las víctimas determinaron su deceso poco después, cuando estaban en la sala de reanimación del Hospital San Juan Bautista.
El delito por el que está imputado Morales tiene una pena de hasta cinco años de prisión en caso de ser hallado culpable. En los próximos días se resolverá si recupera o no la libertad.

Comentarios

Otras Noticias