Recayó sobre un hombre de 39 años

4 años y 6 meses de cárcel por abusar de una niña

Sometió en dos oportunidades a tocamientos impúdicos a la sobrina de su pareja. El imputado aseguró que fue víctima de una mentira por venganza.
miércoles, 11 de agosto de 2010 · 00:00

Cuatro años y medio de prisión fue la condena que la Cámara Penal Nº 3 le impuso a un peluquero de apellido Bustos (39), al que declaró culpable de dos hechos de abuso sexual en contra de una niña de corta edad. El fallo unánime del tribunal de sentencia fue coincidente en cuanto a la calificación legal y a la responsabilidad del imputado con lo solicitado por el fiscal de Cámara, Rubén Carrizo, aunque el representante del Ministerio Público solicitó una condena más severa para el sospechoso, de 6 años y 5 meses de cárcel.
Los hechos por los que fue condenado Bustos fueron denunciados a fines de diciembre de 2008 por los padres de la víctima. En esa oportunidad, cuando la víctima tenía 11 años y había quedado al cuidado del imputado y su pareja, éste la sometió a tocamientos de sus partes íntimas. Ante ello, la menor le contó a sus padres lo que había sucedido, y además señaló que no era la primera vez que ocurría un hecho de esta naturaleza.
Los padres acudieron a la Justicia y la investigación determinó que anteriormente, en febrero de 2007, mientras la madre y la víctima vivían en la misma casa con el imputado y su pareja, éste había tenido una conducta similar, al someterla a tocamientos de sus genitales.
Ayer, en el debate, el fiscal Carrizo mantuvo los cargos tal como habían sido elevados a juicio oral. Y consideró que existían elementos suficientes para acreditar la existencia de los hechos. En tal sentido, mencionó la declaración que la víctima realizó durante la investigación penal, y los exámenes psicológicos que acreditaron la existencia del hecho, al concluir que no había elementos para considerar que la víctima estuviera mintiendo o confabulando en contra del acusado.
Por su parte, el abogado defensor, René Fernando Contreras, reclamó la absolución del imputado por inexistencia del delito. En tal sentido, defendió la versión esgrimida por su cliente, sobre que la denuncia en su contra había sido motorizada por un sentimiento de venganza.
El imputado argumentó que la madre y la víctima habían vivido durante un tiempo en su casa. Y que él la ayudó económicamente, pero que cuando esa ayuda económica se cortó, y la mujer se fue a vivir a otra parte, fue que surgió la denuncia en su contra.
El fallo de los jueces César Marcelo Soria, Patricia Raquel Olmi y Jorge Rolando Palacios fue unánime. Los magistrados coincidieron con la Fiscalía en que había elementos para sostener los cargos y le impusieron una pena de 4 años y medio de prisión por dos delitos de abuso sexual sin acceso carnal, en un caso agravado por la situación de convivencia y en el segundo, por ser encargado de la guarda de la menor.
El imputado fue trasladado al Servicio Penitenciario donde deberá cumplir la sentencia.
 

Comentarios

Otras Noticias