Derechos Humanos

"La causa avanza lento como luchador de sumo", cuestionó Paz

Cuestionó que en Catamarca no se haya realizado aún ningún juicio por las causas del Proceso.
sábado, 14 de agosto de 2010 00:00
sábado, 14 de agosto de 2010 00:00

En diálogo con El Esquiú, Mario Paz cuestionó que las causas que se investigan en Catamarca sobre los crímenes de lesa humanidad, aún no hayan llegado a juicio oral.
“En Catamarca existe un bastión de la Justicia, que se maneja a través de un mandato ideológico. Los jueces de la dictadura destinan el poder de la Justicia a sus hijos, con la misma ideología, y esos sucesores impiden que lleguemos a fondo con el tema de la Justicia, si no ya se habría condenado a muchísima gente”, sentenció. “Lamentablemente, vemos que la causa avanza lento como luchador de sumo”, graficó.
La investigación por el fusilamiento de 11 militantes del ERP se inició en 2004, cuando se logró establecer la existencia de cuerpos que estaban enterrados como “NN” en el cementerio municipal. A partir de allí, la investigación penal avanzó, hasta que se dictó el procesamiento de dos jefes militares de la época, Mario Nakagama y Carrizo Salvadores, quienes quedaron imputados como partícipes secundarios de la masacre.
La resolución del juez Federal Ricardo Moreno fue recurrida y actualmente se encuentra bajo análisis de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Federal de la provincia de Tucumán.
Desaparecidos
Además de la “Masacre de Capilla del Rosario”, se investiga el caso de Nelly Yolanda Borda, la joven estudiante secuestrada en enero de 1977 en su casa paterna, en Belén; también la desaparición de Griselda y Francisco Ponce y Julio Genaro Burgos, quienes fueron secuestrados durante el mismo año.
Semanas atrás, los nombres de los cuatro desaparecidos aparecieron en una documentación estremecedora, durante un juicio en contra de Antonio Domingo Bussi y Luciano Benjamín Menéndez , como responsables por crímenes de la Dictadura en Tucumán.
En esa documentación se señala que los catamarqueños fueron eliminados en centros de detención, en la provincia vecina.
Las investigaciones por los secuestros está también en la Cámara de Apelaciones de Tucumán, a la espera que el tribunal de alzada confirme o no las imputaciones en contra de los jerarcas militares de la época.

Comentarios