Chile

"Sáquennos de este infierno"

El jefe de los mineros atrapados pide por teléfono al presidente de Chile que no los abandonen.
miércoles, 25 de agosto de 2010 00:00
miércoles, 25 de agosto de 2010 00:00

 

En el día de ayer el presidente de Chile, Santiago Piñera contactó con Luis Urzúa, el jefe de turno de los 33 mineros atrapados en la mina de San José. Cuando Piñera le preguntó qué necesitaban Urzúa, que aún no sabía ni sabe que el rescate se prolongará unos tres meses, dijo: "Necesitamos que nos rescaten los más pronto posible, que no nos abandonen". "Estamos esperando que todo Chile haga fuerza para que nos puedan sacar este 18 de septiembre", indicó Urzúa, según publica el diario El Mercurio.

El periódico La Tercera, citando fuentes de la presidencia señala que Urzúa añadió: "Señor Presidente, nosotros necesitamos que no nos abandonen" (...) "Como mineros, los 33 que estamos aquí al interior de la mina, bajo un mar de roca, estamos esperando que todo Chile haga fuerza para que nos puedan sacar de este infierno".

"Les puedo asegurar, como presidente de Chile, que no los vamos a dejar solos", le contestó Piñera, antes de dejarle caer que la cosa irá para largo: "Nos va a tomar algun tiempo, pero lo importante ahora es que hacemos las cosas en forma segura, no queremos realmente hacer nada que comprometa su vida", agregó.

Urzúa, el minero de 56 años que se encargó de mantener la disciplina en el grupo de 33 durante los 17 días en que tuvieron que racionar unos alimentos que en condiciones normales sólo les habrían durado tres días, relató al presidente cómo vivieron el accidente:

"20 (minutos) para las dos de la tarde se vino el cerro hacia abajo. Nosotros estábamos preocupados por los compañeros que iban saliendo con un camión que iba a cargado (...), después llegó el tierral y como en cuatro o cinco minutos que no podíamos ver qué es lo que había, en qué situación estábamos. Luego vimos que estábamos atrapados por una enorme roca en toda la pasada del túnel", relató Urzúa en conversación transcrita por el diario Mercurio.

Comentarios