La pena fue de 6 años y 6 meses

Lucero pasaría 35 años en la cárcel

El imputado declaró y negó la acusación. Pero la víctima ratificó la acusación y señaló que reconoció al acusado.
jueves, 26 de agosto de 2010 00:00
jueves, 26 de agosto de 2010 00:00

Julio Alberto Lucero (29) fue condenado por segunda vez a la pena de 6 años y medio de prisión como autor de un brutal intento de violación. Sin embargo, la pena que recibió no modificará su condición, ya que la sentencia fue unificada con la pena de prisión perpetua, tal como se lo había condenado el pasado 29 de abril por la violación y el crimen de la médica Gloria Mónica Acosta.
Así lo resolvió el juez Jorge Rolando Palacios, que presidió el tribunal unipersonal, al término del juicio oral que tuvo un trámite ágil. La pena fue inferior a lo reclamado por la Fiscalía, aunque coincidió con la calificación legal de la causa.
El debate comenzó alrededor de las 9 de la mañana con la lectura de la pieza acusatoria. Luego, el imputado, que contó con la defensa del abogado Orlando del Señor Barrientos, accedió a prestar declaración para negar rotundamente los cargos en su contra.
Según la acusación, el sábado 23 de enero pasado durante las primeras horas de la mañana, Lucero interceptó a una mujer en las inmediaciones del camino a la Gruta de la Virgen del Valle, y por la fuerza la obligó a ingresar en un descampado donde trató de violarla. La resistencia de la mujer y sus gritos alertaron a una vecina que pasaba por el lugar. Ello fue lo que impidió al agresor concretar el hecho, puesto que al verse descubierto se dio rápidamente a la fuga.
En su declaración, Lucero argumentó que el día y a la hora del hecho él se encontraba en Nueva Coneta trabajando como heladero. La coartada fue la misma que había utilizado cuando fue juzgado y condenado por el crimen de la médica Acosta.
Luego de la declaración del imputado, declaró la víctima. La mujer, de 55 años, ratificó plenamente los cargos en contra de Lucero, tal como lo había hecho al momento de la denucia. Y aseguró que pudo reconocerlo cabalmente en rueda de presos y que no tenía ninguna duda de que se trataba del mismo sospechoso.
La víctima fue brutalmente golpeada por el agresor, que incluso le quemó parte del pelo con un encendedor. Y estuvo a punto de correr la misma suerte que la víctima anterior -Acosta-, ya que cuando comenzó a gritar, Lucero tomó una piedra para golpearla. Pero justo en ese momento fue sorprendido y emprendió la fuga.

Alegatos

La víctima fue la única testigo que pasó ante el estrado, mientras que se incorporaron otros testimonios por su lectura. Luego se dio lugar a la etapa de alegatos.
El fiscal Rubén Carrizo mantuvo la acusación en contra de Lucero tal y como venía redactada desde la instrucción. Consideró que la coartada era inverosímil y tuvo en cuenta que el hecho fue prácticamente un calco del brutal crimen que había cometido apenas 24 horas antes. El fiscal destacó la peligrosidad del imputado, quien tiene graves antecedentes y ya purgó una condena de 9 años de prisión. Por ello pidió lo que consideró el máximo de la pena prevista para este delito, que es de 7 años y medio de prisión.
El defensor, por su parte, abogó por la absolución de su asistido. Y planteó que había elementos de duda que debían beneficiarlo, más allá de la condena que ya había recibido.
El juez Palacios dio a conocer la sentencia alrededor de las 11.30 de ayer.

Perpetua

Al dictar la sentencia, el juez Palacios unificó la pena de 6 años y medio con la sentencia que el tribunal de la Cámara 3 le impuso el 29 de abril. En resumen, quedó con una pena de prisión perpetua -ya que no pueden sumarse más años a esa sentencia- y con la declaración de reincidencia.
Ello determinará que pase por lo menos 35 años de prisión antes de poder recuperar la libertad.
Sin embargo, dado el delito por el que está acusado y por el hecho de ser reincidente, está imposibilitado según la legislación actual de acceder a cualquier beneficio excarcelatorio.

Comentarios

Otras Noticias