La Fiscalía modificó la acusación

Piden 21 años de prisión para docente por abusos

Mario Omar Chasampi conocerá hoy la sentencia del tribunal de la Cámara Penal Nº 1.
jueves, 26 de agosto de 2010 00:00
jueves, 26 de agosto de 2010 00:00

El fiscal de Cámara Jorge Silva Molina pidió una severa condena de 21 años de prisión en contra de Mario Omar Chasampi (52), el docente pomeño acusado de haber sometido sexualmente a dos de sus alumnas entre 2005 y 2006, en una escuela rural. Luego de los alegatos de la defensa, que reclamó la absolución del imputado, el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta la mañana de hoy, cuando luego de otorgarle la última palabra al imputado, dará a conocer la sentencia.
Según trascendió de fuentes ligadas al proceso, el fiscal consideró que las pruebas incorporadas durante la investigación y los testimonios brindados por los testigos en la sala de audiencias, terminaron por cerrar las sospechas en contra del docente. Aunque al analizar los hechos consideró que eran siete y no seis los cargos por los que debía ser condenado Chasampi.
La causa fue denunciada a fines de 2008 por parte de los padres de dos menores. Una de ellas tenía entre 8 y 9 años cuando cursaba la primaria en una escuela rural del interior de Pomán. Durante el año 2005, la habría sometido a distintos tipos de abusos sexuales. En una oportunidad, según reza la acusación, se habría exhibido haciendo sus necesidades fisiológicas en una botella delante de la menor. También la sometió a tocamientos de sus partes íntimas en diversas oportunidades y reiteradas veces la accedió carnalmente. Los hechos ocurrieron en el aula donde el docente daba clases, y en una habitación que él utilizaba para pernoctar.
La otra víctima fue una menor que en el año 2006 tenía entre 13 y 14 años. El fiscal Silva Molina señaló que también quedaron acreditados mediante los testimonios y las pericias, los distinos abusos a los que fue sometida la víctima. En su caso, el docente la habría sometido a un permanente acoso, que consistía en forzar situaciones para quedarse a solas, pidiéndole que se quedara en clases a la hora del recreo, lo que aprovechaba para manosearla, mientras intentaba convencerla de que tuvieran una relación de “amistad”.
También la habría llevado a su habitación, donde además de someterla a tocamientos de sus partes íntimas, el imputado le exhibía revistas pornográficas y le pedía que se desvistiera y se cambiara delante de él.
Respecto de estas acusaciones, el fiscal destacó que las pericias señalaban que la menor no presentaba rasgos de una personalidad fabuladora. Y que entre otros elementos, durante un allanamiento se secuestraron en la habitación del imputado las revistas pornográficas descriptas por la víctima.

Defensa

Tras el alegato acusador, los abogados Luis y Verónica Gribaudo expusieron que existían elementos de duda que debían beneficiar a su asistido. Entre otras circunstnacias, que no había más pruebas en contra del acusado que la palabra de las denunciantes, y reclamaron su absolución.
El debate pasó a un cuarto intermedio hasta la mañana de hoy, cuando Chasampi tendrá la oportunidad de expresar la última palabra. Después, el tribunal de la Cámara Penal Nº1 dará a conocer la sentencia.

Comentarios