ESMA: el secuestro de las monjas fue un "error"

El represor Pernías reconoció los 'vuelos de la muerte'.
viernes, 27 de agosto de 2010 00:00
viernes, 27 de agosto de 2010 00:00

 

El ex oficial de inteligencia de la ESMA Antonio Pernías admitió ayer que el secuestro y la desaparición de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet fueron "un error y un horror", y confirmó la existencia de los llamados "vuelos de la muerte" al sostener que los "traslados" eran decididos por los mandos superiores.


"La orden que a mí me dieron era que no tenía que quedar ninguno", dijo Pernías que le habría confesado uno de sus superiores, el fallecido vicealmirante Luis María Mendia, respecto de los detenidos que caían en manos del grupo de tareas GT3.3.2.
Al ampliar por segunda vez su declaración en el juicio que se sigue en su contra y de otros 18 ex represores, el ex capitán Pernías definió los tormentos a los detenidos como "interrogatorios reforzados" y destacó que en la sesiones de tortura a los prisioneros se los trataba "lo más humanamente posible", ya que los marinos se consideraban "personas de bien". Además afirmó que "no había un ensañamiento" ni "una prolongación" de sufrimiento en la tortura.

Vuelos de la muerte
Pernías admitió también la existencia de los llamados "vuelos de la muerte", al sostener que los suboficiales no decidían "los traslados" de detenidos, nombre con el que se conocía eufemísticamente el destino final de los detenidos. "Todo estaba decidido en esta guerra. Ningún oficial ni suboficial tenía que tomar decisiones sobre los traslados, por ejemplo", reconoció.
 

Tales afirmaciones estuvieron encuadradas en lo que Pernías denominó una "autocrítica" y sentenció que los argentinos tendríamos que cuestionarnos "los motivos por los cuales no enfrentamos en una guerra cruel".
 

Comentarios

Otras Noticias