Acusado de cobrar coimas

Juzgarán a empleado del CFI

Le habría ofrecido a un productor hacerle “desaparecer” un importante crédito que estaba pagando a la entidad.
jueves, 05 de agosto de 2010 00:00
jueves, 05 de agosto de 2010 00:00

Oscar Antonio Sarife, un funcionario del Consejo Federal de Inversiones (CFI), fue enviado a juicio oral sospechado de cobrar coimas a un productor por hacerle “desaparecer” un importante crédito que estaba pagando a la entidad. Así lo resolvió el fiscal de Instrucción Nº 5, Juan Pablo Morales, quien cerró la investigación penal y le imputó al acusado dos hechos de “exacciones ilegales”, que concursó en forma independiente.
La investigación penal en contra de Sarife, que estaba encargado de la Sección Créditos del CFI, se originó con la denuncia penal de un productor del departamento Ancasti, Ricardo Martín Nolano, quien habría sido tentado por el funcionario para librarse del crédito.
Nolano venía pagando un crédito de 25 mil dólares que tomó durante el año 2000 con el CFI. En junio del año pasado, según la acusación, Sarife se comunicó con él y le ofreció entregarle el expediente de su préstamo, a cambio de un pago de 4.000 pesos. De esta forma, Nolano quedaría liberado de continuar pagando el crédito.
Lejos de dejarse tentar por la oferta de Sarife, el productor denunció la maniobra corrupta. Y hasta tuvo una importante colaboración para lograr aprehender a Sarife en flagrante delito. Durante varios días mantuvo conmunicaciones telefónicas con el ahora imputado, con quien “negoció” la forma en que se iba a llevar a cabo el acuerdo.
A mediados de junio del año pasado, Sarife y Nolano, acompañado de su esposa, se reunieron en un bar frente a la plaza 25 de Mayo. Allí, según la acusación del fiscal, el imputado le ofreció entregarle la documentación del crédito a cambio del monto antes señalado.
Luego de esa reunión, y cuando ya las autoridades judiciales estaban al tanto de lo ocurrido, se montó un operativo para tender una celada al imputado. Fue el 3 de julio de 2009 cuando Sarife y Nolano se encontraron en otro bar de calle República al 500.
Allí, le pidió 1.500 pesos, que era una suerte de primer pago de la coima. El dinero que entregó Nolano había sido previamente marcado por la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Provincia. Apenas el funcionario recibió la plata, efectivos que se encontraban de civil en el bar los rodearon y lo demoraron.
Sarife tenía en su poder el expediente completo con toda la información del crédito que Nolano estaba pagando al CFI.
Nolano se constituyó como querellante particular en la investigación que llevó a cabo el fiscal Morales. Y aunque planteó la posible existencia de una “asociación ilícita” en el organismo, finalmente los elementos de prueba que se colectaron en la causa no acreditaron tal situación.
Además, también los abogados del CFI se constituyeron como parte perjudicada en la causa y aportaron elementos de prueba. En tal sentido, según la acusación, Sarife habría actuado en forma individual y habría sustraído el expediente de Nolano.
 

Comentarios

Otras Noticias