El autor habría ocultado el cuerpo en un placard

Detienen a un “taxi boy” por el crimen de un sexagenario

El crimen ocurrió en Buenos Aires hace 3 años.
domingo, 08 de agosto de 2010 00:00
domingo, 08 de agosto de 2010 00:00

Un joven “taxi boy” de 23 años fue detenido en las últimas horas por efectivos de la Policía Federal, en la ciudad bonaerense de Luján, acusado de haber asesinado a golpes a un hombre de 65 años que hace tres años fue hallado muerto en estado de descomposición, dentro de un placard de su casa del barrio porteño de Núñez.
La detención fue realizada por detectives de la División Homicidios de la Superintendencia de Investigaciones Federales, en la calle San Martin al 400, donde el joven intentaba ocultarse de los investigadores luego de fugarse a Brasil tras cometer el
homicidio. El detenido, identificado como Pablo Mansilla, alias “Palito”, está acusado de un asesinato descubierto el 14 de marzo de 2007, en una vivienda ubicada en Manzanares 2131, del barrio de Núñez. En aquella oportunidad, los vecinos dieron aviso a la Policía, ante la falta de respuesta a reiterados llamados al departamento 6º “A”. Al entrar los efectivos a la vivienda, se encontraron con un gran desorden y el cadáver de la víctima, en estado de descomposición, en el interior de un placard, con una corbata anudada a su cuello.
La víctima resultó ser Juan Carlos Kurfist, de 65 años, quien era divorciado, con dos hijos, quien vivía solo en su departamento desde hacía veinte años y había adoptado la condición de homosexual luego de su separación. Al analizar el cadáver, los detectives establecieron que el hombre había muerto como consecuencia de los golpes y por asfixia. Además en el lugar se secuestraron ropa interior femenina, juguetes sexuales, películas condicionadas, medicamentos, agendas y una libreta con anotaciones.
Al reconstruir sus últimos días y analizando sus llamados telefónicos, surgió una comunicación a un domicilio de la localidad de Tigre donde vivía un joven de 20 años, posible amante de la víctima. En realidad, este muchacho no tenía nada que ver con el episodio, pero en la misma casa adonde había sido efectuado el llamado, vivía su hermana, quien para la época del hecho, había mantenido una relación pasajera con un joven.
Finalmente, los investigadores llegaron a la conclusión de que este joven había sido la misma persona que, desde la escena del crimen, se comunicó con su novia -quedando registrado el llamado- y luego, con la plata que robó, aproximadamente 7 mil dólares, viajó a Brasil y allí permaneció cuatro meses hasta que regresó y se instaló en la localidad de Luján, donde consiguió trabajo.
 

Comentarios

Otras Noticias