Acusadas por un hecho ocurrido en 1999

Enjuician a dos mujeres por estafa

Eran las responsables de un consorcio en Capayán que financió un grupo de casas prefabricadas. Una de las beneficiarias nunca recibió la suya.
lunes, 09 de agosto de 2010 00:00
lunes, 09 de agosto de 2010 00:00

En la Cámara Penal Nº 2 comenzó ayer el juicio oral en contra de Griselda Carrizo (60) y Nicolasa Marisa Isabel Aguirre (43), acusadas por el delito de estafa. Según la imputación, se habrían quedado con el dinero destinado a la construcción de viviendas prefabricadas en Capayán, que habían sido financiadas por la Administración General de Juegos y Seguros.
Carrizo y Aguirre eran la presidente y la tesorera -respectivamente- del consorcio “Mi Casa”, que en 1999 gestionó un crédito para la compra de 22 casas prefabricadas. La causa en contra de las dos mujeres se inició cuando una de las beneficiarias, de apellido Cuesta, denunció que jamás recibió su unidad habitacional, pese a que durante dos años le realizaron el descuento de las cuotas de sus haberes.
Asistidas por los abogados Graciela Romano y Víctor García, las dos mujeres se negaron a prestar declaración. Aunque anteriormente habían manifestado que si bien ellas eran las responsables del consorcio, el dinero fue retirado por el entonces intendente de Capayán, Alfredo Hoffman, y que ellas sólo se limitaron a firmar los recibos y otra documentación.
Incluso Carrizo señaló que ella recibió algunas de las casas prefabricadas en su vivienda, de la localidad de San Martín, de donde fueron retiradas por los beneficiarios.
El préstamo que recibió el consorcio fue por un total de 53.625 pesos, que debían ser destinados a 22 beneficiarios, todos ellos empleados de la Municipalidad de Capayán. El objetivo era entregarles a cada uno de ellos casillas prefabricadas por medio de mínimos pagos que serían descontados de sus sueldos.
La denunciante, una mujer de apellido Cuesta que se constituyó como querellante particular en la causa, con el patrocinio del abogado Oscar Romero, explicó cómo se sucedieron los hechos. Entre los años 2003 y 2005 le descontaron el monto de las cuotas de sus haberes, y nunca logró que le entregaran la vivienda.
Ayer también prestaron declaración dos testigos de apellidos Ortega y Moreno, quienes poco aportaron al esclarecimiento del hecho, ya que aseguraron no tener conocimiento acerca del fraude.
Hoy continuará el juicio oral con la etapa de los alegatos. El primero en hacer uso de la palabra será el fiscal Gustavo Bergesio, y luego lo hará el representante de la querella.
Luego del alegato de los defensores, el juez Rodolfo Bustamante daría a conocer la sentencia.

Comentarios

Otras Noticias