Tragedia en Córdoba

Mueren seis personas tras un incendio

El siniestro se produjo en un geriátrico.
miércoles, 01 de septiembre de 2010 00:00
miércoles, 01 de septiembre de 2010 00:00

Seis personas murieron por un incendio desatado en un geriátrico de la ciudad de Córdoba, presuntamente como consecuencia de un cortocircuito que tomó contacto con un colchón.
El fuego se desató pasadas las 4.30 de ayer, en “La Petite Residence”, un geriátrico ubicado en el cerro de Las Rosas, cuando en el lugar se encontraban doce personas alojadas y una enfermera. Los informes iniciales arrojan la posibilidad de que el fuego se haya iniciado por la chispa de un cortocircuito que cayó sobre un colchón que comenzó a arder, y las llamas se propagaron rápidamente, aunque también investigan si el fuego comenzó por la falla de un calefactor.
Gustavo Foli, jefe de Bomberos, confirmó que tres de las víctimas fallecieron calcinadas, mientras que las otras tres lograron ser rescatadas de la vivienda, pero murieron por asfixia como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono.
En tanto, la policía informó que otros siete ancianos afectados por el siniestro fueron derivados a distintos centros asistenciales para su atención, aunque ninguno corre peligro de vida.
Además cuatro policías que actuaron en la emergencia debieron ser asistidos por principio de asfixia producida por el humo, pero se encontraban bien y con evolución favorable, señalaron fuentes del Policlínico de la repartición.
Fernando Manzur, uno de los vecinos del geriátrico, contó que “estábamos durmiendo y sentí los gritos de mi mamá. Nos levantamos y vimos cómo los guardias rompían los vidrios de las ventanas porque el humo no dejaba respirar”.
“Mi papá sacó la camioneta para romper el portón de rejas y llegar hasta el fondo, donde estaban las llamas”, relató Fernando, quien atendió a tres ancianos en su casa y a la enfermera “que estaba muy afectada”.
Jorge Guzmán, uno de los guardias que rompió las ventanas ante la emergencia, relató que “a las 4,40 la enfermera me llamó. Había mucho humo, no dejaba ver ni respirar. Rompimos las ventanas para ingresar al fondo”.
Respecto de la situación legal del establecimiento su dueño, Gabriel Nicola, afirmó que “según la reglamentación, estaba todo bien. Yo estoy tranquilo, tengo todos los papeles”.

Comentarios

Otras Noticias