Investigan más de 100 locales bailables porteños

Tras el derrumbe en Palermo que le provocó la muerte a dos jóvenes.
domingo, 12 de septiembre de 2010 00:00
domingo, 12 de septiembre de 2010 00:00

Ariana Lizárraga y Leticia Provedo, de 20 y 21 años, respectivamente, murieron tras un derrumbe en un local en Palermo, pero en el caso hay una particularidad, ya que Beara estaba habilitado como un lugar de fiestas privadas, pero funcionaba como boliche bailable.
Del mismo modo, se explotan en la Capital otros 110 lugares cuyos permisos serán revisados por la Agencia Gubernamental de Control (AGC). Es que muchos de ellos usan como fachada esa denominación para evadir controles, hacer una menor inversión y eludir las medidas de seguridad que se exigen a los locales bailables.
Respecto de la investigación judicial de la tragedia, el abogado Daniel Llermanos, que representa a los familiares de las víctimas, dijo que ya declararon como testigos tres empleados del local donde se produjo el derrumbe, en Scalabrini Ortiz 1638. “Los tres afirmaron ante la jueza de Instrucción Alicia Iermini que tenían “órdenes de actuar” de manera tal de evitar que se derrumbara el piso del sector VIP. Esto significa que los dueños del local sabían que existía un riesgo”, dijo Llermanos.
Según el gobierno porteño, el Código de Habilitaciones debe ser reformado y es responsabilidad de la Legislatura crear una figura que establezca este tipo de actividad.
En tanto, la oposición política en el distrito sostiene que lo que falla es el control y destaca que Beara fue habilitado mediante una norma ajena al Código de Habilitaciones, como es la de Planeamiento Urbano, un código de usos.

Comentarios