El Docente abusador

Habría embarazado dos veces a una alumna

Así surge de los fundamentos de la sentencia que envió a prisión al imputado por 20 años. La firmeza de los testigos sellaron su suerte.
sábado, 18 de septiembre de 2010 · 00:00

En los fundamentos de la condena en contra de Mario Omar Chasampi, que purgará 20 años por abusar sexualmente de dos alumnas en una escuela rural de Pomán, surgió un aberrante antecedente. El directivo ya había tenido relaciones sexuales con otra estudiante de corta edad a la que dejó embarazada en dos oportunidades, aún cuando vivía junto a su esposa.
Éste fue uno de los elementos de prueba que valoró el tribunal de la Cámara Penal de Primera Nominación que en un voto por mayoría condenó a Chasampi a una severa pena. Además, las contradicciones en sus propias declaraciones tratando de buscar argumentos para explicar las acusaciones en su contra, y las firmes declaraciones de las víctimas y los testigos que ratificaron circunstancias de los hechos, fueron entre otros elmentos los que sellaron su suerte.
El tribunal lo declaró culpable de siete diferentes hechos de abuso sexual en contra de dos niñas, por calificaciones como exhibiciones obscenas, abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual sin acceso carnal, en todos los casos con el agravante de ser el responsable de la educación de las víctimas.
Una de ellas, tenía entre 8 y 9 años cuando fue brutalmente abusada por el docente. En tanto que la otra, de 13 años al momento de los hechos, fue manoseada en distintas oportunidades, y la acosaba para que accediera a tener relaciones sexuales con él. Los hechos ocurrieron entre los años 2005 y 2006 en el interior de Pomán.

Grave antecedente

Al valorar los elementos de prueba que se vertieron en el debate, el tribunal destaca el testimonio de una joven, acualmente mayor, que si bien nunca radicó una denuncia penal en contra del docente, manifestó que ella tuvo relaciones sexuales con el acusado, que “tiene una niña que es hija de él”, aunque Chasampi no la reconoció. Esa niña nació en el año 2005, y fue concebida cuando la testigo era alumna de Chasampi en la misma escuela donde ocurrieron los abusos por los que fue condenado.
Y esa situación, evidentemente se mantuvo durante varios años, ya que la misma testigo señaló que en el año 2000, tuvo otro bebé que falleció, hijo del imputado. La misma víctima manifestó que mientras mantenía esa relación con el docente, éste vivía en la localidad de Colpes junto a su esposa.
“Este antecedente, si bien no generó un proceso penal en su contra ante la falta de denuncia en contra del acusado, revela facetas de su personalidad, en cuanto a abusar de pequeñas menores que no son ni más ni menos que sus alumnas”, destaca el voto del presidente del tribunal, Roberto Dionisio Mazzucco.

Contradicciones

Otras de las circunstancias merituadas por el tribunal fueron las notorias contradicciones en las que incurrió el imputado al momento de ejercer su defensa. En todo momento negó los hechos, pero emitió una serie de argumentos que fueron variando a lo largo del proceso.
En un primer momento, indicó que la madre de una de las víctimas lo había denuniciado por despecho, ya que él no había correspondido a una declaración amorosa. Luego habló también de una confabulación, primero orquestada por otro docente que quería ocupar su puesto, y luego por las familias de las víctimas, para ocultar otros hechos de abuso intrafamiliar al que, según él, había sido sometida una de las niñas.
Cada uno de estos argumentos fueron desmembrándose con las declaraciones de los testigos. Entre ellos, el del docente que supuestamente quería ocupar su cargo, quien manifestó que muchas veces pidió el traslado a otro establecimiento por problemas de salud de su esposa.
También quedó acreditado, aunque él lo negara, que a la más pequeña de las víctimas la hacía quedar durante el recreo, momentos que aprovechaba para abusar de ella. Y no sólo fue relatado por la víctima, sino también por otros niños que declararon como testigos y que dijeron que siempre le daba tareas más difíciles a la víctima, lo que la obligaba a retrasarse y así perder el recreo. Cuando quedaba sola en el aula, la tenía a su merced.
La condena a Chasampi se dictó con el voto mayoritario de los jueces Mazzucco y Fernando Damián Esteban. Ambos coincidieron con la pena y la calificación de los hechos que había solicitado en su alegato el fiscal Jorge Silva Molina. En disidencia, el camarista Carlos Alberto Roselló se inclinó por la absolución.

Absolución

El fallo del juez Carlos Alberto Roselló absolvió a Chasampi por el beneficio de la duda. Uno de los argumentos planteados por el camarista en sus conclusiones es que la ausencia de las víctimas en la sala de audiencias, impidió al tribunal tener una impresión directa del relato de las niñas, y consideró poco sustancioso valerse de las declaraciones brindadas en sede judicial y en los testimonios de sus padres.
Además, consideró que a su entender con los elementos de prueba que se ventilaron en las sucesivas audiencias orales, no fue suficientemente debilitada la postura exculpatoria del imputado.

Comentarios

Otras Noticias