Es inédito en la historia judicial local

Tres jueces mujeres podrían integrar un tribunal de alzada

Están propuestas para la integración de la Cámara de Apelaciones en lo Civil de Tercera Nominación.
martes, 07 de septiembre de 2010 00:00
martes, 07 de septiembre de 2010 00:00

Por primera vez en la historia, Catamarca podría integrar con tres mujeres un tribunal de alzada, si es que el Senado provincial aprueba los pliegos que ingresaron días atrás para confirmar la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial, del Trabajo y de Minas de Tercera Nominación. La creación de esta cámara tiene más de cinco años, y el proceso de ponerla en funcionamiento sufrió varios aplazos, e incluso se concursó en varias oportunidades.
La última terna que aprobó el Consejo de la Magistratura está integrada por tres juezas. Ellas son Nora Jalile de Correa, que está al frente del Juzgado Civil Nº 3; María Alejandra Azar, que es jueza Civil Nº 4 y Vilma Molina, que tiene a su cargo el Juzgado Laboral Nº 2.
Varios concursos se realizaron en estos años para lograr la creción de la cámara. Algunos de ellos fueron recurridos, y se atravesaron distintos escollos que impidieron que la Corte de Justicia pudiera nombrar los tres camaristas para poder ponerla en funcionamiento y agilizar la resolución de causas que se acumulan en las otras dos cámaras.
Es que los tribunales civiles de alzada deben revisar las sentencias emanadas de cuatro juzgados civiles, tres juzgados de famila, tres laborales, y los juzgados de menores que funcionan en la ciudad Capital. Además de las causas que se elevan de las cinco circunscripciones judiciales del interior de la Provincia.
El tribunal interviene en sentencias interlocutorias o definitivas que pueden ser revisadas ante un recurso de apelación.
Hasta el momento, no hubo en la historia judicial catamarqueña un tribunal de estas características, que haya estado integrado por mujeres. Si bien en la historia judicial hubo destacadas funcionarias, esta situación sería inédita.

Proceso

Los pliegos de las tres postulantes fueron elevados a la Cámara de Senadores por el Poder Ejecutivo. Los legisladores deberán tratar la situación de las tres candidatas y en caso de aprobar los pliegos, se informa a los poderes Ejecutivo y Judicial para que se defina cuándo tomar juramento a las funcionarias.
Cabe señalar que además del nombramiento de las tres magistradas, la puesta en funcionamiento del nuevo órgano judicial implica también la designación de secretarios relatores y de actuaciones, de un fiscal de Cámara -cuyo concurso fue lanzado recientemente- y, lógicamente, personal administrativo.

Comentarios

Otras Noticias