Ingresaba a la casa de su abuela por el fondo y se clavó el filo de una botella

Murió desangrado tras cortarse con un vidrio

El joven, de 23 años, fue encontrado ayer al mediodía por su padre. Había muerto alrededor de las 3 de la mañana
lunes, 10 de enero de 2011 00:00
lunes, 10 de enero de 2011 00:00

Un joven de unos 23 años identificado como Pablo Ezequiel Cuello murió desangrado en el interior de una vivienda del casco céntrico luego de haberse herido con un vidrio de la pared medianera cuando ingresaba por el fondo. Su cuerpo sin vida fue hallado ayer al mediodía por su padre, aunque llevaba ya casi 10 horas sin vida.
Durante varias horas trabajaron peritos e investigadores de la policía para determinar lo ocurrido, hasta que finalmente se descartó cualquier otra hipótesis y se confirmó que se había tratado de una accidente. Según lo que pudieron reconstruir los pesquisas, pasada la medianoche del domingo, el joven Cuello se dirigió hacia la casa donde hasta hace algunos meses vivió su abuela, ubicada en calle Sarmiento al 1.089 -casi esquina con calle Zurita-, la que está desocupada, ya que la mujer que allí vivía falleció hace algún tiempo. Y el joven solía pernoctar allí de vez en cuando.
Al no contar con las llaves para ingresar por la puerta principal, decidió trepar por los techos y bajar por el patio de la vivienda. Aparentemente por la intensa llovizna que caía sobre la ciudad, Cuello se habría resbalado cuando trataba de descender y fue entonces cuando uno de los filosos vidrios colocados sobre la medianera de la propiedad se le clavó en uno de sus brazos.
El filo le provocó dos heridas cortantes, una de las cuales le perforó la artera humeral, lo que generó un sangrado masivo.
Cuello, ingresó a la vivienda, encendió un equipo de música y se recostó sobre la cama. Aparentemente, no habría tomado consciencia de la gravedad de la herida, y perdió el conocimiento, para finalmente fallecer sin recibir ningún tipo de asistencia.

Búsqueda

Durante la mañana de ayer, el padre de la víctima, al notar su ausencia, había comenzado a preocuparse. Luego de varios llamados a su celular y al no obtener respuesta, comenzó a buscarlo infructusoamente, primero por los hospitales y luego por dependencias policiales.
Alrededor de las 13 horas de ayer, finalmente decidió ir a la casa de la calle Sarmiento, una pequeña y humilde propiedad ubicada en diagonal a la Municipalidad de la Capital. Al llegar advirtió la música a alto volumen, y al ingresar se dio con el cuerpo de su hijo en la habitación, por lo que desesperado y al ver que no reaccionaba, solicitó ayuda.
El hecho fue puesto en conocimiento del fiscal en feria Miguel Mauvecín, quien junto al secretario de Fiscalía Francisco Bernhardt se hicieron presentes en el lugar del hecho junto a la delegada de la Unidad Judicial Nº 1 Guadalupe Isí, y el personal de la Brigada de Investigaciones y la División Criminalística.
El médico de Policía Gustavo de Alzaá determinó que el deceso se habría producido alrededor de las 3 de la mañana. El fiscal ordenó una autopsia, la que terminó por confirmar que el deceso del joven se había producido en forma accidental.

Comentarios

Otras Noticias