La familia de Gabriel no tiene consuelo

“Mi hijo era una excelente persona”

La madre del chico apuñalado manifestó su total desacuerdo con la carátula del hecho, y denunció la feroz golpiza que recibieron sus otros dos hijos en la policía.
sábado, 29 de enero de 2011 00:00
sábado, 29 de enero de 2011 00:00

Viviana Casenave de Valatkevicnis, madre del joven de 19 años que falleció el miércoles tras recibir una puñalada, en diálogo con El Esquiú.com relató experiencias muy cálidas de cómo era Gabriel en su vida cotidiana, con su familia y amigos.
La mujer expresó su profundo dolor por la pérdida repentina de su hijo y su deseo de justicia por el homicidio, considerando al sospechoso como un asesino de mente perversa.
“Era un excelente hijo, excelente hermano, y muy buen amigo. También era un excelente alumno, porque tenía unas hermosas notas”, recordó.
Explicó que Gabriel estaba terminando de cursar sus estudios secundarios de noche, en la escuela de La Chacarita. Él mismo lo había decidido, ya que había comenzado a trabajar con el padre. “Trabajaba, jugaba al fútbol en Parque Daza y por la noche dedicaba tiempo para estudiar. Él quería hacer cursos de especialización, y talleres en electricidad para ayudar a su papá, porque tenía mucho trabajo”, indicó la mujer.
Viviana contó que hace veinte años que viven en nuestra provincia; que llegaron cuando Gabriel apenas tenía cuatro meses de vida. La propuesta surgió a raíz de un puesto de trabajo para su marido. “Decidimos venir porque le ofrecieron un pase para la provincia para trabajar aquí, pagándole el alquiler de una casa. Nos vinimos durante un año a ver qué pasaba, pero al final nos acostumbramos, ya tuve mi otro hijo aquí y nos quedamos”.
Por otro lado, la madre del joven relató que el año en que Gabriel comenzó a trabajar con el padre, su primer sueldo lo invirtió en comprarle un regalo para ella, ya que cumplía años. “Yo me quería ir a dormir porque estaba muy cansada y el me decía que espere un rato más. Pero no aguantó y me entregó el regalo antes. Lo importante no es el valor del regalo, sino la actitud de mi hijo y el corazón que tenía. Gabriel se caracterizaba por ser un chico muy solidario, siempre pendiente de los demás. Siempre que salía en la moto me decía que lleve el casco. Se preocupaba por su papá, por sus hermanos”, lo describió su madre en medio del llanto. Asimismo, expresó que cuando su otro hijo jugaba en Buenos Aires en inferiores, Gabriel se organizaba con su hermano Franco para hacer la comida, ordenar y limpiar la casa.
“Yo siempre le reclamaba que estaba siempre con sus amigos, y hoy le tengo que pedir disculpas a esos chicos porque realmente fueron amigos de fierro”, dijo muy conmovida Casenave. A continuación explicó que quedó sorprendida por la cantidad personas, de amigos y padres de amigos de su hijo que se acercaron al velatorio para acompañarlos en esa terrible pesadilla. De igual modo se pudo ver en la red social Facebook los miles de mensajes expresando el dolor por la partida de Gabriel, quien no solo era querido por su familia sino por sus amigos y vecinos. Por otro lado, la madre de Gabriel manifestó su profundo malestar por la calificación del crimen de su hijo, ya que el mismo quedó caratulado como homicidio simple.
“No sé si es verdad, pero por comentarios me dijeron que este señor mató a una chica embarazada porque la atropelló. Recibió una condena de cuatro años y salió. Después a una novia la golpeó por manejar imprudentemente una moto”, agregó Casenave.
A continuación dijo: “Ahora casi atropella a mi hijo con el amigo, por eso mi hijo le hace el reclamo. Este hombre se volvió y les gritó que los iba a matar a puntazos. Lo premeditó”.
Para ella este sujeto, un conocido mecánico de apellido Parodi, declaró lo que iba a hacer y lo hizo, arrebatando la vida de su querido hijo justo el día en que él estaba festejando su cumpleaños. A su vez agregó que se trata de un asesino, que pensó friamente su acto antes de hacerlo.
Por último hizo referencia al trato que recibieron sus otros dos hijos en la Comisaría Cuarta, luego de que fuesen demorados por los disturbios ocasionados en el Hospital donde falleció Gabriel. “Los golpearon en un calabozo, mis hijos quedaron marcados y lastimados. Les dieron patadas, trompadas y los esposaron de pies y manos”, describió Casenave. Dijo que ellos reaccionaron así, por la noticia de que su hermano había fallecido y ante la actitud totalmente pasiva de los médicos que no lo atendieron como correspondía. “Al llegar al hospital no había quién lo recibiera, mis hijos lo tuvieron que cargar para subirlo a una camilla”, concluyó.
Gabriel Valatkevicnis falleció el miércoles en horas de la noche en La Chacarita, tras recibir un puntazo con un destornillador en la axila.
Paradójicamente, la familia comentó que tenía planeado que los abuelos de Gabriel se radicaran en Catamarca, porque consideraban que “era más seguro”.

Comentarios

Otras Noticias