Violaban a una niña indigente a cambio de techo y comida

La víctima tenía 9 años cuando comenzaron los abusos, que se extendieron hasta que cumplió 12 años y fueron denunciados por la familia que la cuida actualmente.
martes, 8 de febrero de 2011 00:00
martes, 8 de febrero de 2011 00:00

Un macabro hecho de abuso sexual en el que la víctima es una niña indigente es investigado por la Justicia andalgalense, donde ya se produjo la detención de dos sospechosos. Durante años, la menor habría sido ultrajada, primero por un hombre a quien su familia la había entregado como “criada”, y por un vecino que le daba comida; ambos están presos y se negaron a declarar al ser indagados.
El caso, que se investiga bajo absoluto hermetismo por parte de las autoridades judiciales de la jurisdicción de Andalgalá, trascendió ayer de fuentes ligadas a la investigación. Según se pudo saber, la víctima, que actualmente tiene 12 años, comenzó a vivir una serie de abusos desde que tenía 9 años, cuando como consecuencia de la miseria en la que vivía su familia, decidiron “entregarla” a un matrimonio.
El hombre, de apellido Serrano, de unos 30 años aproximadamente, aparentemente abusaba de la pequeña, a la que hacía dormir en la misma cama que compartía con su mujer, y aprovechaba cuando ésta se dormía para someter sexualmente a la niña.
La pesadilla comenzó en el año 2007, cuando la víctima tenía 9 años y fue entregada por su madre a una mujer de la que sólo supo su nombre de pila, Rosa. Según las pruebas que se desprenden de la invetigación de la causa, que en primera instancia se formuló en el Juzgado de Menores y con posterioridad se derivó a la fiscalía de Instrucción de Andalgalá, la menor llegó hasta la vivienda de esta mujer y allí fue sometida por el sujeto, que fue detenido por el cargo de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser responsable de la guarda”.
Los abusos siguieron de manera reiterada, hasta que cansada de las aberraciones a las que era sometida, la menor volvió a la casa de su madre, en donde permanció durante un periodo en el que su madre fue internada en el hospital zonal como consecuencia de un problema de salud. Durante ese lapso, la menor quedó al cuidado de su padrastro, quien la tenía en estado de total abandono, y nunca la alimentaba.
A raíz de la indiferencia, la nena buscó refugio en la casa de un hombre que vivía en un domicilio cercano, quien le daba de comer e incluso le entregaba dinero a cambio del silencio por los abusos a los que habría sido subordinada.
Según lo que habría declarado la víctima, el hombre, de apellido Astorga, también de unos 30 años aproximadamente, la habría abusado al menos en tres oportunidades. Ahora quedó detenido por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante” y “abuso sexual con acceso carnal”.
Finalmente la nena quedó al cuidado de otra familia, que habría sido la encargada de denunciar las aberraciones a las que la menor fue sometida, ayudada por la madre biológica de la nena.

Comentarios

Otras Noticias