Atacaron a los pagadores en un callejón interno, los encapucharon y los dejaron maniatados

Asaltantes se llevan $115.000 de una finca olivícola en la 33

Iban a la finca “Siempre Verde” para el pago de los trabajadores de la cosecha. Los asaltantes fueron tres y actuaron con armas de fuego y a cara descubierta. Ocurrió en pleno mediodía.
sábado, 19 de marzo de 2011 00:00
sábado, 19 de marzo de 2011 00:00

Al menos tres delincuentes portando armas de fuego redujeron y maniataron a los pagadores de la finca olivícola “Siempre Verde”, a quienes despojaron de la suma de 115.000 pesos en efectivo, destinados al pago de haberes de los trabajadores cosecheros. Los malvivientes actuaron a cara descubierta, y llevaron a los damnificados encapuchados por la ruta 33 hacia las inmediaciones del ingreso a Las Tejas, donde los dejaron abandonados para luego darse a la fuga en otro vehículo.
El violento asalto ocurrió entre las 12 y las 12.30 de ayer. El responsable de llevar el dinero de los sueldos de los obreros rurales, Néstor Perdiguero Figueroa, viajaba en una camioneta Peugeot Partner junto a una joven de apellido Tapia, hija del encargado de la empresa. A unos 5 kilómetros al sur del aeropuerto Felipe Varela, ingresaron por un callejón de tierra hacia las instalaciones de los sembradíos donde debían abonar los sueldos a los empleados, que cobran semanalmente y en efectivo.
Antes de llegar al destino, en medio del callejón uno de los asaltantes se hizo pasar por un obrero que iba a pedir trabajo. Perdiguero detuvo la marcha y se ofreció a llevarlo, por lo que el hombre subió atrás del rodado. Antes de que arrancaran nuevamente, un segundo asaltante salió del costado del camino, entre los dos encañonaron al conductor y a la joven. Les cubrieron los rostros con sus propias prendas, luego los obligaron a subir en la parte de atrás del vehículo, donde los maniataron.
Uno de los asaltantes tomó el volante del rodado y salieron hacia la ruta provincial 33. Allí recorrieron unos 3 kilómetros hacia el sur y poco antes del ingreso hacia la localidad de Las Tejas, salieron de la ruta hacia un costado y la dejaron debajo de dos algarrobos, con las víctimas maniatadas.
Luego se subieron a otro vehículo y se dieron a la fuga rápidamente.
Instantes después, cuando pudieron deshacerse de sus ataduras, Perdiguero Figueroa y Tapia pidieron ayuda a otros automovilistas para informar del hecho a la policía.
De inmediato, se montó un operativo cerrojo para tratar de dar con los asaltantes, pero los damnificados no pudieron precisar en qué vehículo se movían. Las posibilidades estaban entre un VW Gol verde y un Renault Clio negro, que habían sido vistos en las inmediaciones.
También se recorrieron los caminos internos de las fincas olivícolas en la zona, ante la presunción de que los asaltantes podrían estar en las inmediaciones. Fueron alertados los móviles y puestos camineros hasta San Martín y Chumbicha.
El hecho es investigado por el fiscal de instrucción en turno Víctor Figueroa, quien junto al secretario Francisco Bernardth se hicieron presentes en el lugar del hecho. Junto a las víctimas, realizaron un recorrido desde donde el vehículo fue interceptado hasta donde fueron abandonados.
Anoche se realizaban una serie de allanamientos en distintos puntos de la ciudad a partir de algunos datos que manejaba el personal de la Brigada de Investigaciones. Aunque hasta el cierre de esta nota, no había sospechosos sindicados.

Inseguridad

El asalto registrado ayer fue el fruto de una tarea simple para los delincuentes. Sólo debían saber qué día y a qué hora iba a ir el pagador y dónde interceptarlo. Según se pudo saber, es una práctica común que el pago se realice los días sábados sobre el mediodía y siempre se hace al contado efectivo. Y son raros los casos en que las empresas solicitan custodia policial ante los volúmenes importantes de dinero que se mueven en esta época.

Comentarios