Los hermanos Carrizo fueron imputados por homicidio triplemente calificado

Elevaron a juicio la causa del crimen del aduanero

El sangriento episodio que conmocionó a los tinogasteños tiene a dos hermanos de 22 y 20 años sindicados como los culpables.
miércoles, 23 de marzo de 2011 00:00
miércoles, 23 de marzo de 2011 00:00

La fiscal de Instrucción de Tinogasta, Silvia Álvarez, elevó a juicio la causa por el crimen del aduanero Julio Alaniz (59), después de concluir con la etapa de investigación del sangriento episodio, en el que dos hermanos de apellido Carrizo resultaron imputados por el delito de “homicidio calificado por criminis causa, alevosía y por el uso de arma de fuego”.
El hecho por el que los hermanos Walter Emanuel Carrizo (22) y Maximiliano Carrizo (20) se enfrentan a una condena de reclusión perpetua en caso de ser declarados culpables, ocurrió el pasado 27 de octubre de 2010, en la vivienda en la que habitaba el hombre en el barrio Santa Rosa, en la localidad de Tinogasta.
El hombre fue hallado por un compañero de trabajo alrededor de las 8 de la mañana, quien preocupado al no encontrarlo en su lugar de trabajo fua a buscarlo a su domicilio. Al llegar a la vivienda de la víctima, encontró forzados la puerta principal y el portón del estacionamiento. Ante ello siguió hacia el interior de la vivienda y al llegar al dormitorio, se dio con el cuerpo ensangrentado y sin vida de la víctima, que presentaba varias heridas en el abdomen. Por lo que de inmediato acudió a la policía y para poner en conocimiento el hecho.
Los autores del crimen le asestaron a la víctima 24 puñaladas, que posteriormente fueron certificadas mediante una operación de autopsia que se realizó en el Hospital de Tinogasta, a cargo de un cuerpo de médicos forenses.
Los acusados habrían compartido bebidas con el occiso alrededor de las 3 de la mañana, y a los pocos minutos atacaron violentamente a Alaniz, hiriéndolo de gravedad con un arma blanca y dos balazos en la cabeza, que le causaron la muerte.
Luego cargaron una importante cantidad de elementos de valor en el vehículo de la víctima, un Ford Fiesta, y se dieron a la fuga. Más tarde abandonaron el vehículo y Walter Carrizo abordó un remís para irse de Tinogasta, mientras que el otro hermano se fue a su casa en Fiambalá.
La investigación arrojó resultados rápidamente.
El mayor de los hermanos Carrizo fue detenido en Huillapima, cuando a bordo de un remís trataba de llegar a la terminal de la Capital, para emprender viaje hacia el sur de país.
En tanto que Maximiliano fue detenido en su casa de Fiambalá, donde además se secuestró parte del botín que le habían sustraído a la víctima.
 

Comentarios

Otras Noticias