Estuvo preso por matar a su esposa con un revólver calibre 22

Pablo Angelina regresa hoy a las calles

El autor de uno de los crímenes más recordados de la provincia cumplió los 18 años de su condena.
sábado, 01 de diciembre de 2012 00:00
sábado, 01 de diciembre de 2012 00:00

Terminado este 1 de diciembre, Pablo Angelina dejará de ser un recluso luego de haber purgado la totalidad de la condena recibida por el homicidio de su esposa, María Belén Galetto y volverá a pisar las calles de esta ciudad.
Fueron 18 los años que debió pasar tras las rejas, luego de haber sido declarado culpable de ultimar a su esposa de varios disparos frente a la Plaza de La Alameda, tras un ataque de celos. Un crimen que aún sigue latente en la memoria de los catamarqueños por la frialdad con la que fue cometido.
En diciembre de 2009, Angelina había sido beneficiado con la libertad condicional en base al porcentaje de la condena cumplida. Sin embargo, a mediados del siguiente año regresaría a la cárcel tras ser denunciado otra vez, en esta ocasión por su propia madre, quien manifestó que la había amenazado de muerte. El hecho fue instruido y en base a su notorio antecedente, se solicitó su prisión preventiva.
Finalmente, la causa fue elevada para ser tratada en juicio ante el Tribunal Correccional de Primera Nominación, a cargo del juez Marcelo Forner. Mientras la audiencia sigue a la espera de una fecha para su realización, los abogados de Angelina realizaron una presentación para el cese de la prisión preventiva, lo que les fue concedido.
Es así que Angelina debió cumplir la totalidad de la condena por homicidio en la cárcel de Miraflores pero ahora, a los 45 años, aguardará los que serían sus últimos trámites con la Justicia en libertad.

Asesinato

Angelina se dedicaba al rubro comercial con prósperos resultados. Sin embargo, el éxito derivó en excesos e infidelidades –según cuenta en su libro- y terminó separándose de hecho de su esposa María Belén Galetto, quien fue madre de tres de sus cuatro hijos.
El 9 de febrero de 1998 en horas de la madrugada, aguardó por ella en la puerta de su casa y al verla llegar, efectuó ocho disparos con un revólver calibre 22 que terminaron con su vida en el instante.
Luego de un juicio en el que trató de ser declarado inimputable, fue condenado a la pena antes mencionada. Durante su estadía en el penal, donde fue noticia innumerables veces a causa de denuncias de apremios, conflictos con otros internos, una relación con el Maestro Amor y hasta llegó a ser tildado de mitómano por el director del Penitenciario, escribió un libro en el que ensayó sus disculpas: “Aunque no sirva de nada repetiré siempre: me arrepiento, maldigo a mi ego, a mi soberbia [...] a esto conduce un acto irreflexivo, a arruinar dos vidas, sí, dos vidas, la de María Belén y la mía, los dos estamos muertos, yo sólo me diferencio en que aún respiro”.

Veintidós

Estando en el Penitenciario, Angelina escribió un libro al que denominó sugestivamente “Veintidós”. El mismo cobró amplia repercusión luego de ser motivo de informe en este matutino.

Comentarios

Otras Noticias