Luego de diez años, los juzgan por homicidio

martes, 11 de diciembre de 2012 00:00
martes, 11 de diciembre de 2012 00:00

En horas de la mañana de ayer la Unidad de Delitos Especiales confirmó la elevación a juicio de la causa en la que se investiga la muerte del peluquero Benjamín Ramírez Hidalgo, luego de más de diez años de haberse cometido el sangriento hecho que acabó con la vida del peruano residente en la provincia en mayo de 2002.
Finalmente, los fiscales Miguel Mauvecín y Marcelo Sago dispusieron que Ángel Omar Pérez, de 32 años y Andrés Darío Pérez, hoy de 25, quien en el momento de los hechos era menor de edad, sean juzgados por el delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego en calidad de coautores.
La instrucción de la causa permanecía estancada por la ausencia de testigos que pudieran brindar datos en relación con el hecho, que habría ocurrido en la casa de la víctima cuando se encontraba acompañado solamente por su pequeña hija adoptiva, en ese momento de tres años, pero que luego del horrendo crimen que se cometiera en su propia casa había sido llevada por sus tutores a otra provincia.
De acuerdo con los datos recabados a lo largo de la instrucción de la causa, los dos imputados, Ángel Omar -alias el “Gordo Omar”- y Andrés Darío Pérez -alias “Gato”- habrían llegado al domicilio del peluquero, ubicado en el barrio Parque Norte, alrededor de las 3 de la madrugada en una camioneta Peugeot 504 e ingresaron al domicilio portando un arma de fuego con intenciones de solicitarle que les entregara dinero.
Una de las hipótesis que se manejó a lo largo de la investigación es que uno de los hermanos mantenía una relación sentimental con el hombre y, por motivos que tratarán de ventilarse en el debate oral y público, la visita de los hermanos generó una acalorada discusión en el interior del domicilio, que concluyó con los disparos que fueron efectuados con el arma que los hermanos poseían a una distancia determinada entre los 60 y los 70 centímetros.
Hubo dos disparos que impactaron en la zona del tórax y en el muslo derecho del peñluquero, lo que, según posteriormente reveló la autopsia, causó su muerte de manera inmediata.
 

Comentarios

Otras Noticias