El cura denunciado por acoso sería víctima de extorsiones

Involuntariamente habría quedado envuelto en una disputa familiar.
domingo, 23 de diciembre de 2012 00:00
domingo, 23 de diciembre de 2012 00:00

El párroco que fue denunciado por el presunto acoso a una joven de 17 años estaría recibiendo extorsiones por parte del padre de la menor, quien fue excluido de su hogar por violencia familiar.
Según informaron fuentes cercanas a la investigación, el sacerdote fue maliciosamente involucrado en el medio de las represalias de un hombre en contra de su expareja.
Tal como había sido relatado por este medio días atrás, el miembro de la iglesia fue denunciado por un supuesto acoso verbal a una joven menor de edad en reiteradas ocasiones. El padre de la chica radicó la grave acusación en la Unidad Judicial Nº 7, donde aseveró que su hija le había manifestado que era molestada por el clérigo, con quien mantenía una relación de amistad que venía de tiempo atrás. La denuncia movilizó tanto al aparato judicial como a la propia iglesia.
Según se pudo conocer de fuentes confiables, el cura era amigo de una familia de la zona norte que prestaba su domicilio para que éste pudiera brindar allí las misas de cada domingo, ya que la zona carece de una iglesia. Tiempo después, el matrimonio se disolvió y el marido, de apellido Fernández, fue excluido de su hogar luego de reiteradas denuncias de violencia familiar, no sin antes amenazar con arruinarles la vida a su expareja y todos sus cercanos.
El domicilio continuó siendo lugar de celebración cristiana, pero desde hace un tiempo el párroco comenzó a recibir mensajes extorsivos por parte del hombre excluido, en los cuales le exigía que no volviera a aquella casa.
Ante este comportamiento, el sacerdote realizó una denuncia y días después, Fernández lo acusó de “acosar verbalmente” a su hija.
La Justicia finalmente tomó el testimonio de la joven, quien no corroboró los dichos de su padre. A su vez, desde el Obispado se convocó a la madre de la adolescente para interiorizarse sobre el tema, obteniendo una respuesta similar.
De este modo, ahora los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que la denuncia por acoso fue infundada y motorizada por broncas y odios de terceros, de los que el cristiano terminó siendo involuntaria víctima.
 

Comentarios