Comenzó el juicio por el accidente que le costó la vida a Esteban Corzo

Hoy declaran siete testigos más en el Juzgado Correccional sobre el trágico hecho acontecido en 2006.
miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00
miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00

En horas de la mañana de ayer y luego de seis años de espera, dio inicio el juicio por homicidio culposo en contra de Andrés Carrizo, joven oriundo de Chumbicha que tomara parte del accidente en el que perdió la vida Esteban Corzo, el 6 de octubre de 2006, en la mencionada localidad.
En la primera jornada del debate, que se desarrolló en la sala del Juzgado Correccional Nº1, presidida por el juez Marcelo Forner, desfilaron varios testigos relacionados con el trágico hecho, que dieron a conocer, cada uno desde su perspectiva, lo sucedido en la madrugada del infortunado hecho que le truncara la vida al joven, que iba a bordo de una Gilera 110 cc., y que, según todos los testimonios indican, por hacer una broma a sus conocidos del club encontró la muerte en la exruta.
Uno de los testigos que prestó declaración en la oportunidad fue precisamente Andrés Carrizo, quien relató la sucesión de hechos que eventualmente lo convirtieron en acusado de homicidio culposo.
En su declaración, el joven reconoció que esa jornada había estado ingiriendo bebidas alcohólicas junto a un nutrido grupo de jóvenes, como era su costumbre, y que, si bien no tenía una relación de amistad con el fallecido Corzo, lo conocía del club al que ambos asistían. Y que junto a los otros jóvenes iban caminando por la avenida señalada, cuando de frente vieron llegar a Esteban Corzo en su motocicleta.
El joven reconoce que existió el impacto con Corzo y su motocicleta y su testimonio coincide con el resto de los que se presentaron ayer como testigos, quienes aseguraron que el motociclista transitaba por la avenida a una velocidad relativamente alta y sin utilizar el casco protector.
Quien posteriormente también prestó juramento y declaró como testigo fue Pablo Morán, quien actualmente presta sus servicios para la Policía de la Provincia, y recordó lo acontecido ese día, puesto que él estaba en el mismo grupo de Carrizo y pudo observar de cerca la maniobra que efectuó Corzo antes del choque.
Morán indicó que el motociclista venía por su mano correspondiente y al llegar a la altura del grupo de sus conocidos se acercó, aparentemente a modo de broma.
Fue allí que tuvo lugar el impacto entre el caminante y Corzo, lo que pudo observar instantes después, ya que iba caminando delante de Carrizo.
En su testimonio, Morán expresó que fue él quien prestó los primeros auxilios al joven, ya que luego de embestir al transeúnte, la motocicleta dio varios giros en el piso, movimiento que arrastró a Corzo por espacio de 50 metros, hasta que soltó finalmente el vehículo.
Al quedar tendido en el pavimento, según Morán, todos los presentes corrieron hasta donde había aterrizado, y no pudo escuchar que dijera palabra alguna luego del fatal golpe, ya que estaba en estado de inconsciencia. A su vez, relató que trató de asistirlo hasta la llegada de la ambulancia, poniendo su cabeza de costado, ya que presentaba un profuso sangrado bucal que le impedía respirar.
Todos los testigos además recordaron que Corzo se encontraba sin el casco protector en el momento de la fuerte caída.

Dolorosa sorpresa

Uno de los tramos más emotivos de la jornada, sin dudas, fue el protagonizado por el padre de la víctima, Carlos Corzo, quien además ser querellante particular en el juicio, prestó su declaración como testigo.
El hombre relató la forma en la que se enteró del brutal accidente sufrido por Esteban, lo que sucedió instantes después de ocurrido, ya que, precisamente él es el encargado de manejar la ambulancia del Hospital de Chumbicha y ese día se hallaba de turno.
Corzo recordó que recibió un llamado para ir hasta el lugar en donde se habían producido los hechos y, como es habitual en su ocupación, se dirigió allí rápidamente.
El hombre contó que llegó al lugar del accidente, y vio en un primer momento a Carrizo tendido en el pavimento, quien le hizo señas de que se encontraba bien y que se dirija más adelante en el camino.
Al llegar al lugar señalado, inconcebible fue su dolor al darse con la noticia de que el paciente que debía trasladar era nada menos que su hijo y que se hallaba en grave estado.
Corzo indicó que trató de hablar con él, pero “estaba casi muerto, y sangraba por la nariz y por la boca”.
El hombre, presa de un ataque de nervios, manifestó que preguntó a los presentes lo que había sucedido y uno de los jóvenes que se encontraba en el lugar le dijo que antes de quedar inconsciente, Esteban había señalado a Carrizo, indicando “él le pegó una patada a la moto”.
Su grado de conmoción era tal, recordó, que no fue capaz de determinar si en la ambulancia que conducía trasladó a su hijo o a Carrizo, pero indicó que recordaba haber regresando al nosocomio manejando luego del trágico suceso, que concluyó definitivamente seis días después, cuando Esteban falleció finalmente a causa del fuerte golpe sufrido en la cabeza.
Durante todo el transcurso del debate fue evidente la presencia de los familiares del muchacho fallecido, quienes expresaban su dolor con lágrimas y constantes muestras de congoja con cada uno de los testimonios que iban sumándose a la audiencia.
 

Comentarios