En horas de la siesta

Asaltantes se llevaron 20 mil pesos de OSEP

A punta de pistola, entraron a la sede de la obra social y se llevaron el dinero.
jueves, 06 de diciembre de 2012 00:00
jueves, 06 de diciembre de 2012 00:00

Un violento asalto fue perpetrado por dos sujetos en la siesta de ayer, tras el cual se llevaron de la sede de OSEP una suma de dinero estimada en 20.000 pesos.
Minutos antes de las 15.30, mientras el edificio de la Obra Social de los Empleados Públicos de calle Junín Nº 240 aún expendía órdenes, dos jóvenes ingresaron al lugar abruptamente. De acuerdo con la descripción, éstos llegaron con pasamontañas y portaban respectivos cascos que les cubrían el rostro.
En el lugar había tres personas sacando órdenes y el resto eran empleados. Los delincuentes se acercaron a la parte de administración y a punta de pistola exigieron la recaudación de las operaciones hechas en caja. De este modo se hicieron con los primeros diez mil pesos. Seguidamente, luego de amenazar al personal, se apoderaron de una bolsa de seguridad de la firma Prosegur, cuyo contenido se estima también en más de diez mil pesos, además de contener otros documentos de valor.
Luego de haber consumado el hecho, los delincuentes procedieron a subirse a la moto Yamaha YBR azul en la que habían llegado y salieron disparados por calle Junín en contramano, para luego tomar por Rojas hacia el oeste.

Investigación

Con los asaltantes en fuga, personal de la empresa de seguridad del lugar, que nada pudo hacer frente al uso de armas de fuego por parte de los malvivientes, dio aviso a la policía. En el lugar se hicieron presentes efectivos de la comisaría y unidad judicial en jurisdicción, quienes dieron aviso de lo acontecido al fiscal en turno de la Unidad de Delitos Criminales, Víctor Figueroa.
El fiscal impartió las directivas correspondientes en el lugar. En primera instancia se ordenó el arribo de una unidad de peritos de criminalística, que tomaron huellas y realizaron otros trabajos dentro del edificio de la obra social. Posteriormente, se recabaron todos los testimonios de los presentes y se libró una orden de detención en contra de los autores del ilícito.
Hasta el cierre de esta edición, si bien se habían realizado una serie de allanamientos, no se había podido dar con ningún sospechoso.

Testigo exlusivo

Un hombre que presenció el hecho dialogó en exclusiva con El Esquiú.com: “Fui y estaba la puerta cerrada, comencé a golpear para que atiendan porque sentía que desde adentro gritaban, pero pensé que eran los mismos empleados. Uno de ellos me abrió la puerta, le dije que si no me iban a atender y me respondió que no, que estaban trabajando. Tenía el casco, un cuello polar, lentes de sol y guantes de jardinería. Adentro había otro secuaz vestido como él, y entonces me di cuenta”.

Comentarios

Otras Noticias