Discusión de pareja terminó con un balazo y quemaduras

Un matrimonio de sexagenarios protagonizó un violento hecho en el barrio General Paz.
viernes, 04 de enero de 2013 00:00
viernes, 04 de enero de 2013 00:00

Un violento hecho de sangre se vivió ayer en un domicilio del barrio General Paz cuando un hombre de 64 años quiso incendiar a su propia esposa para luego intentar suicidarse, sin éxito en ambos intentos.
El hecho conmocionó a todo el entorno familiar del matrimonio sexagenario, y también a los vecinos que lograron atestiguar el hecho, siquiera de manera lejana, escuchando los gritos de la discusión entre la víctima y el victimario.

Fuego

Todo inició alrededor de las 10 de ayer cuando la pareja en cuestión comenzó una fuerte discusión relacionada con temas que hasta el momento no han tomado estado público. El intercambio verbal, de manera inevitable, fue creciendo con el pasar de los minutos hasta llegar a algunas agresiones físicas del marido contra la esposa, aunque éstas habrían sido simples agarrones sin incurrir en golpes.
Minutos después, la trifulca verbal llegó a un clímax de violencia cuando el marido perdió totalmente los estribos y amenazó a su mujer con prenderle fuego. Del dicho al hecho hubo menos que palabras; el hombre tomó una botella de líquido inflamable -aparentemente alcohol etílico en botella- para rociar a su esposa con el mismo e intentar incinerarla prendiendo un elemento ígneo -un encendedor o cerilla-.
El hombre logró provocarle serios daños físicos a la mujer por medio de esta intentona: efectivamente, ella sufrió quemaduras en uno de sus brazos, aunque logró extinguir las llamas al momento de iniciadas. Momentos después, tratando de huir del ataque descontrolado de su marido, la mujer habría logrado refugiarse en una de las habitaciones de la casa -todo el hecho previo se dio en una cocina comedor- y echar llave para resguardarse de un potencial y nuevo ataque de su marido.
En ese momento, el hombre desistió del ataque a su mujer y buscó un arma de fuego de su propiedad que se encontraba en el domicilio -según fuentes judiciales el arma en cuestión es una carabina calibre 22- con intenciones de realizar disparos, aunque sin un destinatario firme.
Éste fue el trágico y decisivo momento de toda la desesperante situación: el hombre buscó las municiones del arma de fuego, la cargó y la usó no para apuntar contra su esposa, sino para intentar suicidarse en el interior del domicilio. Según los datos recabados en torno al caso, el hombre se apuntó el arma a la cabeza, particularmente al mentón, y se descerrajó un solo disparo que lo habría dejado absolutamente inconsciente.
Posteriormente, terminado el violento hecho en el domicilio y aparentemente luego de haber sido alertados por vecinos del barrio, efectivos policiales llegaron al lugar para hacerse cargo de la escena del hecho.
La mujer agredida fue atendida por personal médico del SAME y trasladada al Hospital San Juan para encarar las primeras medidas de recuperación. Afortunadamente, las quemaduras no revestían gravedad mayor y la víctima fue dada de alta en la tarde de ayer tras haberse estabilizado su cuadro y recibir medicaciones.
Por su lado, el hombre agresor -quien milagrosamente sobrevivió al disparo de fuego que se descerrajó en la cabeza- fue trasladado de urgencia e intervenido quirúrgicamente; se encuentra estable, aunque en sala de emergencias.
 

Comentarios

Otras Noticias