Evoluciona favorablemente el bebé baleado por su tío

lunes, 07 de enero de 2013 00:00
lunes, 07 de enero de 2013 00:00

El niño de un año y tres meses que recibió un balazo por parte de su tío el 1 de enero pasado se encuentra aún internado en el Hospital de Niños, pero su evolución es favorable, ya que se encuentra estable.
Los profesionales médicos que atienden su caso informaron que se le está disminuyendo de a poco los parámetros del respirador artificial, con la intención de que el pequeño empiece a respirar próximamente por cuenta propia.
El bebé se encontraba en un coma farmacológico inducido, estado del cual se lo está sacando progresivamente, lo que los médicos hacen a través de la disminución de fármacos que se le estaban suministrando.
Fuentes hospitalarias dieron a conocer que por el lugar donde recibió la bala -a la altura del tórax-, el bebé tiene comprometida su zona hepática y uno de sus pulmones.

Drama familiar

Cabe destacar que el sangriento episodio en el que el bebé resultó herido, tuvo lugar en la zona Sur de la ciudad, donde el pequeño se encontraba durmiendo en una cama.
Su tío, un joven de 19 años, le quitó el arma a su padre, un oficial de la policía, y se sentó en la punta de la cama, donde dormía el pequeño, acompañado por un hermanito de 3 años.
El joven, que acababa de sostener una fuerte discusión familiar, habría tomado la trágica determinación de quitarse la vida, lo que intentó hacer descerrajándose un disparo en el pecho.
Lo que el joven indudablemente no sospechó es que el disparo que se efectuó a sí mismo, iba a tener rápida salida por su espalda, para dar de lleno en su pequeño sobrino, que estaba durmiendo a centímetros de él.
El joven, de apellido Carrizo, también se encuentra internado y en estos momentos lucha por su vida en el Hospital San Juan Bautista y el caso fue puesto en conocimiento del fiscal en feria Víctor Figueroa, quien impartió las directivas a seguir por el hecho.
Un grupo de peritos arribó al domicilio y se efectuaron diversos trabajos para esclarecer la situación que tuvo como saldo a los dos heridos, pero se descartó de plano la participación de un tercero en el sangriento conflicto familiar.
Todo sucedió en la Manzana F, Lote 7 del barrio Juan Domingo Perón, cuando recién comenzaba el primer día de 2013.
 

Comentarios

Otras Noticias