Niña de un año casi muere incendiada por su hermanito

Su hermanito jugaba con un encendedor y provocó un incendio.
martes, 8 de enero de 2013 00:00
martes, 8 de enero de 2013 00:00

Un preocupante hecho que involucra a menores de muy corta edad que estuvieron en peligro de muerte, trascendió en las últimas horas.
El caso, precisamente, se registró en Tinogasta, lugar en donde dos pequeños habrían sido dejados sin supervisión adulta y uno de ellos le prendió fuego al colchón en donde se encontraba durmiendo su hermanita, de apenas un año de edad.
El hecho, si bien habría ocurrido en la Víspera de Año Nuevo, trascendió en la jornada de ayer por parte de fuentes hospitalarias, que detallaron que la beba, que es aún lactante, se encuentra ahora en buen estado, luego de haber recibido constantes curaciones en el Hospital de Niños Eva Perón desde que fue internada, en los últimos días de 2012.
En circunstancias que no trascendieron, el pequeño hermano de la víctima, unos años mayor que ella, manipulando un encendedor, prendió fuego en el colchón en el que se hallaba descansando su pequeña hermana, lo que le causó a ésta quemaduras en una de sus piernas y brazos, según se pudo conocer.

Fuera de peligro

Desde el momento en que tuvieron lugar los desafortunados hechos, desde el Hospital de Tinogasta se decidió la derivación de la bebé a la ciudad Capital, para una mayor calidad de atención, la que en estos momentos recibe en el Área de Quemados del nosocomio.
Según se informó, actualmente la pequeña se encuentra internada, solamente para efectuarle las curaciones necesarias en las zonas afectadas, pero que de tratarse de un niño con domicilio en la ciudad Capital, éstas se podrían realizar de manera ambulatoria, llevando y trayendo a la criatura hasta el centro de salud para efectuarle el tratamiento continuado que requiere para su completa recuperación.
Agua hirviendo

A su vez, otro hecho similar, pero que en este caso involucra a un mayor en el momento en el que se dio el accidente, es el que se registró en El Alto, departamento en donde una familia también sufrió un siniestro que afectó a uno de sus hijos.
En este caso, fue el padre quien involuntariamente derramó agua hirviendo sobre su pequeño hijo, en circunstancias en las que no se dieron a conocer, pero que están relacionadas a un accidente que se registró en el ámbito doméstico.
El niño, también de un año de edad y lactante, ingresó en los últimos días de 2012 al Hospital de Niños y aún permanece internado, acompañado por sus dos padres, recuperándose de las quemaduras propiciadas por el líquido hirviente, y recibiendo las curaciones necesarias de manera diaria.
En el caso de este pequeño, fuentes hospitalarias también indicaron que su evolución es altamente favorable, por cuanto no fue afectada ninguna parte del cuerpo que comprometa su evolución.
En los dos casos, se daría el alta en los próximos días.
 

Comentarios